jueves, 14 de diciembre de 2017

Una Grinch, y un grandioso GRACIAS.

Llevo unos días que no escribo nada de nada, pero no lo dudéis, he estado ocupada, a parte de trabajar unas horitas de más, he modificado el blog y aunque es muy poco lo que he hecho sí puedo decir que me ha costado lo mío. Entré en un submundo denominado la odisea de los fondos e imágenes, y como no lo tenía nada claro lo cambié mil veces. Si en estas semanas habéis entrando por vuestra casa; ésta. Daréis fe de ello. Y es que no sabía por donde cogerlo y nunca terminaba de gustarme. ¿A quién se le ocurre darme ideas para que cambie la imagen del blog? Pues en este caso tiene nombre y apellidos, nuestro querido compañero Ramón Márquez Ruiz, me ayudó y proporcionó unas estupendas sugerencias, está claro que eran y serán mejor de lo que yo he hecho, pero por favor, ¡engañadme! Decid que os gusta, (modo exageración: on) podríais hundirme en la miseria.

¿Cómo lo hacéis? Incorporar una simple ventana o un dichoso margen, se ha convertido en un maquiavélico reto. Lo sé, el vaso estaba vacío y aun así me he ahogado, :) 
 
Los que me conocéis un poquito y compartís este valioso camino de letras y sobre todo de compañerismo, sabréis que no soy muy navideña, bajo el prisma en el que uno se vuelve terco, lo concibo como una condición que deberíamos tomar o <fijaros> si me pongo fuerte en este aspecto; una obligación (fea palabra) para todo el año. Estar presente para la familia, amigos, apreciar y valorar o simplemente dar la mano en conjunto, es una actitud, no una fecha. Para añadirle más dramatismo al asunto, soy cero consumista, si vierais mi móvil con sus largos años de vida y roído por uno de mis perros, os daríais cuenta hasta qué punto estoy en contra del gasto por el gasto. Y luego está el recuerdo de los que no están, hace que estas fechas se aplaquen entre sombras.
 
Pero el mes de diciembre y enero son meses que dispongo de pocas horas, porque otra vez me quejo, el trabajo me reclama, (¡seré lastimera!), así que la razón de esta entrada es básicamente que voy a estar ausente un tiempo y no puedo pasar sin decíroslo, nunca se sabe lo que nos acontecerá el mañana, por eso estoy aquí, para agradeceros todo el cariño que siempre me brindáis. ¡Gracias! Nunca imaginé que crear un blog fuera esto, algo tangible y grandioso; mis brazos no logran abarcar esta enorme emoción en un simple abrazo. Es precioso de verdad y me llena de energía, pero de la buena, buena. 
 
Desde que colgué la primera entrada a parte de lo que siempre repito, soy muy pesada, lo sé. Venga permitidme el gusto, la próxima vez quizás (no prometo nada) me lo guarde, no sabía nada de este mundo, con lo que me iba a encontrar o mejor; a quién, porque si tengo algo claro es que si vosotros no estuvieras presentes, esto, hoy, no sería igual. Soy bastante tímida y eso me ha jugado malas pasadas, como cederme más miedos de los necesarios o diremos bloqueos, pero si saltas el obstáculo, más tarde le sonríes y dices. ¿Qué tontería, verdad? Ahora lo sé, porque con vuestro aprecio una se siente como en casa, segura y feliz. 
 
Pero no diré mentiras, (las odio) he tenido varios parones, porque también soy bastante mía, individualista, de alimento interior y a veces necesito del silencio para encontrarme. Buscar un patrón a seguir, porque de tanto en tanto siento que me pierdo, divago demasiado, qué se le va hacer. Y la parte racional que habita muy adentro necesita solidez. Vamos, que soy complicada. ¿Cómo me aguantáis? ;) 
 
Y llegó el momento confidencia, disculpad esta entrada sin sentido… pero es que a menudo no se trata de uno sino de quienes le rodean. Personalmente no me considero una romántica, pero si creo en el amor, en el eterno amor, y éste es amplio, no está señalado en una única dirección, no, está en todo lo que somos, hacemos, tocamos y respiramos. Nos envuelve, se palpa en el presente, en el esbozo que llamamos camino y andamos con él, muchas veces nos enfadamos porque las verdades cambian, las personas también lo hacen y estas nuevas situaciones se deben volver a amoldar, a complementar con aquel pasado que tan rápido le da por esfumarse, pero en este mal aprendizaje, (porque muchas veces, ya le vale) valoramos más todo lo que tenemos. Y yo, soy muy afortunada.

Va siendo hora de dar por finalizada esta extraña e insostenible enajenación con un GRACIAS, muchísimas gracias. Por hacer que mis pasos sean tan especiales, por los consejos que regaláis a mis letras, por el cariño de cada comentario, por estar aquí presentes, dando manos, cobijo, siempre me regaláis una sonrisa y esa amigos es toda vuestra. Espero de corazón que yo también os haya dado un poco de todo lo que vosotros me consentís a mí. 

Sed felices y disfrutad de las fiestas, ah… y también sed un poquito malotes, el pobre Grinch está infravalorado, ;)
 
 
 
La imagen es lo que es, espero no haberme dejado a nadie, sé que no es muy bonita, pero una hace lo que puede, ¡palabra! Os intentaré leer, espero que pronto o entre tiempos.
 
Muchos besos y abrazos.
 

37 comentarios:

  1. ¡¡¡¡Hola!!!!!
    Pues me encanta como te ha quedado y no te estoy mintiendo.
    A mí me gusta mucho la Navidad, estos tres últimos años he sido un poco Grinch porque al perder a mi padre precisamente ne Navidad yate imaginarás, pero aún así me encantan. Yo tampoco soy consumista, creo que no se trata de gastar, lo importante es estar juntos y bien. Supongo que el hecho de llevarme bien con la familia ayuda porque si nos llevásemos mal sería una obligación horrible.
    Besos y muy feliz diciembre aunque te pille un poco ajetreada.

    ResponderEliminar
  2. Mi querida Irene, antes que nada gracias por haberme incluido en esta entrada... gracias mil.
    Paso a felicitarte por la nueva imagen de tu blog, es sencillo y lo que importa es lo que quieres mostrar que son tus palabras, darle importancia sin tanta abalorio.
    Siento que tengas tanto trabajo en estas fechas, y no es que yo sea muy navideña... pero para no ser el grinch... me callo y acato.

    Yo creo en el amor, el verdadero amor... y también soy una romántica empedernida... así nos va.

    Lo dicho... gracias inmensas y FELIZ NAVIDAD...

    Mil besitos, preciosa Irene.

    ResponderEliminar
  3. Irene, la imagen es preciosa, lo sería solo por el significado, pero es que, además, lo es por sí misma.
    Me encanta el nuevo fondo de tu blog y la imagen de cabecera. Te ha quedado genial.
    Y es maravilloso el contenido. Me he visto muy reflejada y creo que nos parecemos en algunas cosas (tímida, muy mía...), aunque en otras somos totalmente diferentes. No es que sea especialmente consumista, pero la tecnología me pierde: ebook, smatphone, portátil, tablet... bueno, tampoco es tanto ¿no?🤣
    Un beso y que tengas un feliz retiro.

    ResponderEliminar
  4. Bueno Irene, yo veo el blog tan precioso como el amor eterno que tan bonito escribes y describes. Y me parece bien que decidas tomarte tus tiempos y tus espacios, bueno en realidad no me parece bien ,ja,ja,ja porque te voy a echar de menos, pero disfruta mucho en compañía de tus seres queridos. En lo más personal, ha sido un gusto conocerte en estos últimos meses y disfrutar de tu talento a la hora de escribir. Y en lo más personal aún te siento como una persona muy entrañable y cariñosa. Tampoco soy muy navideño por muchas de las circunstancias que tú misma has relatado, pero desde hace algún año he retomado de alguna manera más en positivo esta celebración.
    Bueno, un beso, un cálido abrazo, pásatelo muy bien y disfruta de la vida. Gracias por incluirme en tu foto y te esperamos a la vuelta.

    ResponderEliminar
  5. ¡Cómo no quererte! con tus rarezas y todo, con tus tiempo reflexivos, tus búsquedas y encuentros. tus paréntesis e interrogaciones, la timidez, tozudez y sensibilidad. Yo te conozco por las letras y me enamoraste sin tocarme, y por ello estoy aquí, para desearte buenos tiempos en este mes. Cualquier excusa es buena para hacer fiesta, estar con amigos y familiares queridos ¿Y por qué no deberían ser estas fechas especiales para hacerlo?
    Espero, como siempre lo hago, que tu ausencia sea corta, que regreses pronto, que nos regales con tu cariño y gran sensibilidad y naturalmente que escribas para leer nosotros entre esas lineas, a la Irene amiga y compañera que no es nada romántica. ¿qué quieres que te diga! Yo si lo soy.
    Besos y a cuidarse

    ResponderEliminar
  6. Uyyyy qué bonito querida Irene, el blog y tus preciosas palabras. Por partes, entiendo perfectamente esa dificultad de los pequeños cambios en el blog, todo es fácil hasta que empiezas a hacerlo ¿verdad? Dicho esto y el mucho tiempo que requiere, el resultado es MUY BONITO,muchas felicidades.

    Y me ha gustado mucho ese precioso detalle de hacernos participar en tu blog, gracias preciosa.

    Estos días son muy complicados por la falta de tiempo y a veces toca ausentarse más de lo que gustaría pero a todo no se llega, así que hasta tu vuelta y aquí estaremos.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  7. Mira, mira Irene, veo que te veo Quimera, como no quererte con tus dudas y tus silencios ausentes, Qué podré decirte bella si lo que das es sincero, lo que dejas te espera para siempre. Me salió del alma, ya te dije que me inspiras Quimera y escondida te veo tras las tablillas de blanco y esas florecillas del campo, añoranza de primavera, es lo que es y no lo que era. Un abrazo cariñoso y te espero a la vuelta.

    ResponderEliminar
  8. Irene,¡me gusta mucho como te ha quedado el blog! Sí, es que cambiar algo se convierte en un reto, aparte que hay cosas que parecen endiabladas y no las puedes manejar por más que hagas lo que te indican. ¡Feliz Navidad!! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. El diseño del blog te ha quedado precioso, Irene, y muy original. ¡Me encantan los colores que has elegido!
    Y de tu despedida momentánea, qué decir, salvo que es como tú: puro cariño, agradecimiento, bondad, sencillez, autenticidad, carisma, generosidad... ¡Eres un amor de niña! Como ya te han dicho, es imposible no quererte :))

    Yo también me voy hasta el año que viene. A mí sí que me gusta la Navidad y todo lo que significa (de verdad, no los comecocos comerciales y llenos de superficialidad que nos han impusto) así que me retiro para disfrutarla en plenitud con los míos y sin prisas, disfrutando de cada detalle y momento. De todas formas noe veremos (leeremos) y espero que sea muuuuuy prontito.

    ¡¡Un abrazo muuy "achuchao" y una lluvia de besos, Irene!!

    ResponderEliminar
  10. Aprecio a los blogueros como tú, Irene, que manifiestan su gratitud y dedican una entrada a eso y solo a eso: a agradecer a la comunidad bloguera por la inmensa satisfacción que le hace sentir. Revaloriza lo que para otros es un simple mundo virtual. En verdad es un lindo gesto. A fin de cuenta leyéndonos y comentándonos entre nosotros, estamos mostrando parte de lo mejor de cada uno; ese lado artístico que amamos fomentar en conjunto.

    Que esta época dedicada solo para ti te sea provechosa y, de pronto, quién sabe, las musas te visitan de vez en cuando y vuelves recargada de historias.

    Pórtate mal y pásalo bien jeje

    Saludos salados, Irene!

    ResponderEliminar
  11. Irene despues de tus palabras cualquier otra resulta poca.

    Mira que ha valido el esfuerzo cada tabla que has colocado tan bellamente en el blog, las del fondo (precioso cambio de look), y sobre todo, las que estan compuestas de letras, que juegan a entretenernos y resultan mucho mas que eso, son vitaminas para el alma, letras repletas del cariño y la sencillez que tanto te definen, que hablan de tu complicada y sencilla candidez.

    Gracias por incluirme en ese paseo en bicicleta, espero que en ella retornes cuando lo amerites. Te extrañaremos y echaremos de menos.

    Si tu ausencia se prolonga mas de lo esperado, solo te dejo esta frase para que me recuerdes:
    *Vuela alto, siempre en pos de tu bienestar emocional, y sobre todo se feliz siendo tu misma, donde quiera que estes, deja que tu espiritu se exprese*.

    Sin dudas eres una amorosa *Quimera* en nuestras vidas.

    Por ultimo, si no le pones etiqueta ni prejuicio a la navidad, seria mas grato disfrutarla. Si bien es cierto que yace en la mentira y el desplifarro, las emociones y hermosas intenciones que hay en su tras fondo, hacen de ella una excusa para compartir y expresarnos amor con mas libertad.

    Pasala bien hermosa niña y buen inicio de año.

    ResponderEliminar
  12. Te ha quedado genial!! Yo tendría que hacer algo parecido, pero entre que soy muy torpe y que de tiempo voy achuchado... Por cierto, me encontré!!!

    Intenta disfrutar estos días (y todos) aunque toque currar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola mi querida Irene! En primer lugar decirte que te ha quedado divino el blog, muy finito el fondo y muy delicada, (como linda florecilla que tú eres) la cabecera.

    Tus palabras son muy sentidas y me "llegan", te las agradezco profundamente por la parte que me tocan y verdaderamente me ha encantado ver mi nombre en la preciosa imagen final, pero (aquí viene la parte negativa) también tengo la percepción de que tiendes a subestimarte: no eres ni lastimera, ni complicada, así que deja de aplicarte esos calificativos porque no te hacen justicia.

    Por los demás, espero que disfrutes mucho estas fiestas y nos leamos muy prontito.

    Un abrazo enorme, bombón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye Irene, me llevo la imagen para mi blog, con tu permiso ;-)

      Eliminar
  14. Querida Irene:

    Leyendo los comentarios que generas entre quienes te leen, supongo que muchos estarán de acuerdo conmigo en otorgarte el título honorario de NUESTRA CHICA RARA FAVORITA, entendiendo tu "rareza" como un valor excepcional, tan difícil de encontrar en esos mundos tan extraños que nos rodean que en tu caso crean valor.

    Yo sólo tengo palabras de agradecimiento hacia ti. Por muchas cosas, además. Por ser una asidua visitante de mi blog (al que, por cierto, tienes encandilado), por ser de las que siempre siempre dejan huella en él con algún comentario, por tu generosidad al compartir contenidos de todos los blogs que visitas, por tus amables palabras siempre hacia todo el que se acerca a tu rinconcito, y por haber comprado no uno, sino los dos libros de relatos que he publicado hasta el momento, y encima, no sólo los has leído en un tiempo récord, sino que le dedicaste una preciosa entrada con "una absurda reseña de alguien que (supuestamente) no sabe reseñar". Pues mira, déjame decirte una cosita (así, por lo bajini, ahora que no nos escucha nadie): tu (no) reseña, ¡me encanta!

    Veo que compartimos algunas "rarezas", como nuestras reticencias al consumismo exagerado (yo ni siquiera tengo móvil), y a no celebrar la Navidad con la alegría de cuando éramos más jóvenes e inocentes, y no veíamos tantos huecos libres en la mesa debido a las ausencias que tanto duelen.

    Y haciendo mías las palabras de un grupo de rock de los míos (hard rock de los ochenta), déjame decirte: "Es bueno ser malo (de vez en cuando)". ; )

    Te deseo que este breve paréntesis lo disfrutes al mil por cien; porque lo mereces, porque te lo has ganado, y porque seguro que no seré el único al que le resultas un ser entrañable.

    Ah, ya casi lo olvidaba: ¡Un millón de gracias por incluirme en esa lista tuya de la foto! Considero un privilegio que me cuentes entre tus amigos blogueros.

    Un beso cariñoso para ti de mi parte, Irene. Felices fiestas, chiquilla.

    Y otro beso de mi parte (Por cierto, soy el blog de Pedro. Yo también opino que eres un encantooooooooooo). ; )

    ResponderEliminar
  15. Estupendo!, magnífico!, muy atractivo!,... y un montón de calificativos más para tu, sobre todo, "sentido" blog. Muchas gracias por compartir tu tiempo conmigo. Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  16. Hola, Irene. ¡Te ha quedado precioso! En algún momento voy a tener que ocuparme del mío y pediré consejos seguramente.
    Me emocionó encontrarme en tu muro... Gracias por tu cariño.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Ay, ¡qué susto! Creía que te habías olvidado de mí, a medida que iba leyendo los nombres del muro y no me encontraba se me ponía la cara triste, a punto de derramar una lagrimita. Porque, además de romántico (yo sí lo soy) soy muy sensible, jeje
    EL blog (me refiero a la imagen, porque el contenido no hace falta halagarlo) te ha quedado muy bonito. Hace días que me percaté y quería decírtelo.
    Y, bueno, tendremos que conformarnos con no tenerte por aquí durante un tiempo. Pero seguirás entre nosotros (ostras, esto suena a siniestro) y esperaremos con ansia tu vuelta a la vida bloguera (como una resurrección, o una epifanía).
    Gracias a ti por deleitarnos con tus letras, que disfrutes de tu retiro y de estos días festivos, que a mí también me producen sentimientos contradictorios, te resulten una fuente de inspiración.
    Un fuerte abrazo, Irene.

    ResponderEliminar
  18. Venía a saludarte porque no sé por cuanto tiempo estaré bastante ausente del mundo virtual y me encuento con tu casa decorada a nuevo, enmarcada con una madera cálida para proteger del frío del invierno de ustedes.
    También quería agradecerte tu paso por el nido de los pájaros y los comentarios afectuosos e inteligentes que me dejaste. Tampoco soy fan de la fiestas de Navidad y Año Nuevo, pero te deseo lo mejor para el 2018 y que sigamos intercambiando comentarios.
    Me dio alegría que mi nombre esté en tu muro. ¡Gracias!
    Enorme abrazo, Irene y felicidades.

    ResponderEliminar
  19. Querida Irene, gracias por esta entrada. Dice mucho de ti y todo muy bueno. Espero que no tardes demasiado en obsequiarnos con tu compañía. Se te extraña y es un motivo de júbilo coincidir con algunas personas en estos espacios. Estoy seguro de que sabes a lo que me refiero.

    Comprendo bastante bien tus sentimientos hacia la Navidad. Intentaré ser algo malo ma non troppo. Pásalo tú muy bien y disfruta todo cuanto puedas y permita el ordenamiento jurídico.

    Un fuerte fuerte abrazo y muchos besos.

    ResponderEliminar
  20. Me ha gustado mucho el cambio que has hecho al blog, unas flores con unos colores muy finos. Y por supuesto que pases unas Felices Fiestas aunque tengas que trabajar. Disfruta de tu familia y amigos, y por supuesto no te olvides de volver a tus letras que son como una brisa al amanecer leerlas. Muchas gracias por acordarte de mi en tu muro. Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Pues creo que la nueva imagen del blog le da un aspecto cálido y bastante acogedor, es lo que tienen los decorados en madera jeje. Lo de los parones creativos es algo que padecemos todos los que escribimos, a veces hay mas ganas y tiempo y otras menos, pero esperamos verte en breve por aquí de nuevo. Un abrazo y feliz navidad Irene!

    ResponderEliminar
  22. Gracias a ti, cariño, de verdad, en primer lugar por haberme incluido, me parece de una generosidad enorme por tu parte pensar en nosotros haciéndonos este precioso homenaje cuando estás tan falta de tiempo. Por cierto, el nuevo aire que le has dado al blog me encanta, es muy sutil y cálido a la vez, todo un acierto, Irene, de verdad. El cambio de aires le sienta bien, y seguro que tu merecido descanso a ti mejor, seguiremos leyéndote después de las vacaciones, no lo dudes, esperando noticias tuyas para alegrarnos el día. Muchos besos y que pases una felices fiestas acompañada de tus seres queridos y del amor de tu vida, sí, de ese sobre todo ;)

    ResponderEliminar
  23. Es curioso cómo algunos blogueros, entre los que me incluyo, sentimos cierto agobio y nos sobrepasa la reacción que se da en este tipo de red, la de los blogs.
    Esta actividad es lúdica y no es obligatoria, Irene, así que tómate todo el tiempo que creas necesario y no te sientas comprometida a visitar, leer y comentar otros blogs, por lo menos con el mío. Aunque se te echará de menos.
    Por cierto, el nuevo diseño del blog me gusta mucho, y no lo digo por compromiso sino de corazón.
    ¡Feliz Navidad! y que estas fechas te sean leves (a mí tampoco me hace mucho tilín esta época del año)
    Un besote.

    ResponderEliminar
  24. A mí me encanta la nueva apariencia del blog, Irene.
    Por lo demás, los parones en el blog son normales, pues la vida "real" a veces exige toda nuestra atención y todo nuestro tiempo. Más aún, las Navidades son épocas de reuniones familiares, así que se deja un poco más de lado el mundo virtual, y qué bien que así sea.
    A la vuelta estoy segura de que leeremos más de tus estupendas entradas.
    Un beso muy grande y felices fiestas!

    ResponderEliminar
  25. Guapa claroq eu te ha quedado bien. Además has tenido un buen asesor que seguro te ha dado la tabarra, jejeje. Es una broma.
    Por supuesto te esperamos a que vuelva nuestra Grinch preferida.
    Es un gusto leer tus letras y pasarnos por este rinconcito tuyo de paz y serenidad.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
  26. ¡Te ha quedado fantástico Irene! Más claro y limpio, y seguro que Ramón te ha servido de ayuda, cuando leo todo lo que hace para el diseño de su blog... ¡puff! Bueno, al tema. Precioso detalle el que nos regalas a quienes te leemos con tanto placer como interés.
    Yo tampoco soy muy consumista, de hecho no tengo ni móvil, pero si muy navideño. Y no es porque me gusten las reuniones o el trajín de regalos, soy muy espartano en eso. Y solitario. Pero adoro ver la ilusión en los demás. De acuerdo mucho estrés, las compras, etc... Pero todo ello es la cáscara, por dentro creo que todos vemos en la Navidad una oportunidad de renovarnos, de encarar nuevas metas, de ser mejores.
    Tómate tu tiempo, pero no demasiado, de ausencia virtual. Creo que hará cerca de un año que nos leemos y como te he contado en alguna ocasión, la evolución de tus escritos es increíble. Cada nuevo texto demuestra un escalón más subido.
    Lo dicho. Un fuerte abrazo y ¡Feliz Navidad! (es que no lo puedo evitar)

    ResponderEliminar
  27. Me encanta también este nuevo look del blog, con este acogedor decorado de madera natural y la hermosa imagen de cabecera. Es cierto que todo ese proceso de remodelación lleva un poco de tiempo y sabiendo lo ocupada que sueles estar, pues es muy meritorio por tu parte que te animases a cambiarlo ayudada también por Ramón que tiene mucho gusto para el diseño.
    Los "parones" son muy necesarios para recargar las pilas y que las musas nos puedan acompañar más fácilmente. Yo también tuve un gran parón por estas fechas el año pasado y luego parece que me han dado cuerda... je,je,je. De modo que también te comprendo muy bien.
    El amor no sólo es romanticismo, sino el más noble sentimiento del ser humano y como bien expresas no está señalando una única dirección, forma parte de ese Todo universal y eterno.
    Muchas gracias, Irene, por tu presencia en mi blog y por incluirme también en tu muro.

    Un abrazo fuerte y ¡Felices Fiestas!

    ResponderEliminar
  28. Mi querida y linda amiga, una entrada tan natural como lo eres tú. Tampoco soy de celebrar "por obligación nada" y de consumista porque sí, nada.

    Me ha gustado desde el nuevo look del blog hasta lo que expresas en tus palabras, me emocioné con el párrafo; "Y llegó el momento confidencia, disculpad esta entrada sin sentido..." en el que hablas del amor. Me alegro de que te sientas afortunada, y deseo de corazón que el resto de tu existencia tengas suficientes motivos para lo mismo.

    Disfruta a tu manera de estos días de la mejor manera para ti. Que el 2018 llene tu vida de amor. Nos leemos pronto.
    ¡Un fortísimo abrazo!!

    ResponderEliminar
  29. Me ha encantado la imagen y aún más, ver mi nombre en ella. Gracias cielo.
    Sé feliz.

    ResponderEliminar
  30. Acabo de aterrizar aquí,como siempre, medio perdida y acabo de encontrarme con esto.
    Me gusta como te ha quedado el blog ¡como me gustaría saber gestionar el mío...!
    Podría suscribir esta entrada, perfectamente.
    Me ha encantado la imagen, aunque mi nombre no se encuentre en ella, tampoco lo esperaba, porque apenas me conocen fuera de mi casa.
    Un abrazo muy fuerte, allá donde estés.

    ResponderEliminar
  31. Hola a todos,
    A ver Irenita como lo arreglas, :)
    El tiempo vuela, de eso estoy segura parece que esta entrada fue escrita hace poco, pero no, claro que no, es nada más y nada menos que del mes de diciembre. ¡Qué vergüenza!
    Y la verdad es que podría disculparme mil veces y todavía estaría un poquito (bastante) feo. Y mi conciencia que es muy mala me dice que lo haga y que os dé las gracias, miles de ellas, por toda la paciencia que tenéis conmigo y este blog; así que lo mejor será que me pase por vuestras casas, si todavía soy bien recibida (porfa, decid que sí) y leeros.
    No dudéis que os he añorado, pero si no puedes dar lo mejor de ti, respira. Y yo en este lapso (gigante) no podía dar mucho, por no decir nada, de nada.
    Un besazo súper, súper grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Irene las disculpas salen sobrando, lo mas importante es que si estas de vuelta, ha sido para seguir deleitándonos con tus letras, tu tiempo y tus encantos.

      Todas las puertas que dejaste de usar, siguen abiertas para ti de par en par, de eso estoy mas que segura.

      Feliz y agradable regreso, celebro haberte recuperado en este cielo virtual.

      Eliminar
  32. Sí, sí, ven a mi casa. Te espero con un café y charlamos, que te echaba de menos.

    Un beso muy fuerte, Irene.

    ResponderEliminar
  33. Nada de disculparse bonita, como dice Chelo se te echaba de menos.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  34. La Irenita que conozco tiene suficientes, enraizadas y bellas tablas, (nunca mejor dicho,) para no necesitar pedir disculpas y ser bienvenida a la casa de quienes como una servidora, te quiere. Me consta que somos much@s.

    Gracias a ti por tu esperada y grata vuelta, preciosa.
    Ahora soy yo la que me retiro hasta pasado el verano pero no quería hacerlo sin decirte que hoy me alegraste el día con tu presencia.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    ResponderEliminar