viernes, 11 de diciembre de 2015

El Villano

Era un pueblo triste de ahí su nombre, sometido a la pena y nostalgia donde los días pasados fueron mejores seguía conservando en su recuerdo las risas, juegos, luces y brillos los cuales quedaron desvanecidos a la llegada del villano Risitaman.
 
Él odiaba cualquier tipo de muestra afectiva siendo un niño rechazado desde la cuna, no se le dio nunca amor, lo imploró pero aún así vivió en la desdicha. Esto le hizo hacerse un juramento, llegaría el día que castigaría por ello la felicidad de otros, si él no lo tuvo nadie lo tendría. 
 
Y ese día llegó, logró su cometido sometiendo al pueblo más feliz del mundo y rebautizándolo con el nombre de Tristezatown
 
Su forma de actuar silenciosa, imprevista, buscando entre las sombras cualquier resquicio de luz en sus presas. No importaba el grado de estima, él lo destruía. Su ataque una risa malévola entre graciosa y repelente que se colaba muy adentro de sus víctimas siendo la perdición, ya que quedaban inducidos a una locura permanente. 
 
Una vez la escuchabas nunca más volvías a ser el mismo. 
 
El pueblo quedó finalmente sumido a tonalidades grises y sus gentes insatisfechas realizaban las mismas monótonas tareas sin ninguna emoción que manifestara dicha.
Hacía años que no salía siquiera el sol como si también controlara el tiempo, solo consintiendo salir a las nubes y lluvias tormentosas de su alma. Los paisajes antes verdes y llenos de flores se habían convertido en campos exiliados en sequedad.
Apenas había niños eran los primeros en ser castigados, así que los adultos tomaron la dura decisión de no concebir felicidad, siendo el último acto de amor que se les fue permitido.
 
Pero para todo villano siempre hay un héroe, se llamaba Tomás un niño totalmente inmune a Risitaman. Podía reír, divertirse, generar vida y por mucho que el villano atacara nunca lograba llevarlo al enloquecimiento. Insatisfecho y muy molesto por ello lo vigiló con sigilo esperando ver un resquicio de sombra para colarse en él y traspasarle su locura. Pero era imposible en ese niño no había más que alegría.

Lo peor de todo es que el pueblo empezaba a ver su debilidad y esto generaba esperanza. ¿Qué podía hacer? Llevaba años sometiéndolos a la tristeza. ¿Cómo lograría vencerlo? Pensó en ofrecerle poder, sí con eso bastaría. Le envío una misiva para que se encontraran en su mansión. 
 
Allí frente a la chimenea donde las llamas crispaban aislamiento, lo esperó. 

-     Bienvenido Tomás, toma asiento voy a…
-     Vaya que casa más increíble, ¿vives solo?
-     ¿Cóm..?
-     Es que es muy grande debe ser una pasada vivir aquí yo estaría todo el día  jugando.
-     Creo que…
-     Sí, ¿verdad? Deberíamos jugar, que te parece al escondite molaría mucho.
-     Un momento, que broma es est…
-     O si lo prefieres con el fuego tan siniestro que te has montado, podríamos sentarnos y explicar historias de terror, ¿te hace?
-     Pero..
-     Venga hombre deja de balbucear juguemos a lo que quieras. Te dejo escoger.
-     ¿Hablas en serio?
-     ¡Claro! para eso me has invitado, ¿no? 

En ese momento una parte de él se quebró, renaciendo el niño que nunca fue uno querido lleno de risas y juegos. En su descuido emergió el sol, y de nuevo se escucharon risas, vida, desaparecieron los miedos.
 
Al tiempo Risitaman fue proclamado héroe local sus gentes olvidaron todas las atrocidades cometidas, y él en un acto de amor le devolvió al pueblo su verdadero nombre Feliztown.
 
Pero claro esto es solo un cuento y los cuentos, cuentos son.
 
 
 
 
CONCURSO DE RELATOS "VILLANOS EXTRAORDINARIOS", en EL CÍRCULO DE ESCRITORES.
 

36 comentarios:

  1. Que lindo y esperanzador cuento Irenita. El pequeño Tomás con su inocencia logra vencer, sin querer, al desdichado villano llevándolo a sus años de infancia. Todo lo que puede hacer la alegría inocente de un niño! Muyyyy bonito! Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Mendiel, :D
      Lo que no logre un niño nada puede conseguirlo, son transparentes llenos de inquietud e inocencia, y eso siempre quiebra cualquier desdicha. Muchos besos!!!

      Eliminar
  2. Bonito cuento. Bien por Tomás por hacer cambiar a Risitaman.
    Mira que era malo al principio...Jajajaja. Por lo menos era primo de Grinch...
    Me ha gustado mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Oscar, :)
      Un poquito malo si que era, jeje
      Pero es que estaba muy falto de afecto, y gracias a Tomás al fin lo obtuvo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Precioso cuento, amiga. Es como un soplo de ilusión.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias José Ángel, agradezco tus palabras, :)
      Besitos!!!

      Eliminar
  4. ¡¡Qué bonito!! Siempre hay esperanza (al menos en los cuentos) Es estupendo que Risitaman encontrara en Tomás a su kriptonita particular, y que fuera el cariño y no el odio lo que le venciera. Me ha encantado, Irene. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chari muchísimas gracias!!! ;)
      El amor es que lo puede todo y a Risitaman le faltaba mucho de él, :)
      Nada como volver a ser un niño para volver a disfrutar de la vida.

      Besitos!!!

      Eliminar
  5. Si llego a vivir en Tristezatown les suplico a mis padres cambiarme de ciudad, jejeje. No hay quien se resista a jugar con un pequeñajo y volver a ser por un tiempo un niño. =)
    Muy tienno, Irenita. ;)
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sole, :)
      Yo creo que también, jejeje cualquiera vive entre sombras tristes sin vida.

      Besos!!!

      Eliminar
  6. La verdad es que la conversación entre el villano y Tomás (si se le puede llamar charla ya que casi todo lo decía el chico jaja), ha sido un buen preludio para la catarsis del malo malísimo :P

    Un abrazo "sin tristeza" compañera :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias José Carlos, :)
      Tomás es un cascabel con incomprensión total a la tristeza, y estaba tan emocionado por jugar que no dejaba ni hablar al pobre villano, jeje

      Un abrazo lleno de alegrías compi, :)

      Eliminar
  7. Los cuentos cuentos son, pero qué falta nos hacen y cuantas cosas pueden enseñarnos, verdad?

    El tuyo me ha encantado, me ha parecido conmovedor y además al final el villano ha quedado redimido por la generosidad e inocencia de un niño bienintencionado. ¡¡No se puede pedir más!!

    Muchas gracias por este trocito de fantasía que me ha provocado sorpresa y sonrisas, Irene :))

    Besitos y feliz finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es todo más fácil si buscamos la parte bonita del cuento y dejamos atrás a las otras (ni nombrarlas) jeje!!!

      Muchísimas gracias por tus palabras Julia, los niños con su inocencia nos hacen volver a ser aquellos soñadores que volaban sin miedos.

      Muchos besitos y feliz finde!!! ;)

      Eliminar
  8. Un cuento lleno de esperanza ante lo gris y lo triste, lo doloroso y lo serio.
    Muchos Tomases hacen falta para que encontremos el camino de la risa y la felicidad cotidiana, al igual que las innumerables ocasiones que tenemos para disfrutar la vida.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francisco, ;)
      Muchísimos Tomases, pero muchos, muchos.
      La vida sería más sencilla la verdad, un mundo más sano.
      Besos!!!

      Eliminar
  9. ¡Estupendo el principio y final del cuento!!.

    Es curioso como la inocencia de un niño puede destruir el mal y conquistar al corazón más siniestro. Solo con su transparencia en el cariño, sin miedo y contagiando amor.

    Paso a paso has ido enfrentando a Risitaman con su propio miedo, hasta reconocerse en el amor del pequeño. La verdad es, que nadie tiene el corazón tan endurecido.

    Te quedó fantástico el relato Irene.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Mila, :D
      Los niños con su maravillosa visión eliminan cualquier mal, no debemos olvidar que un día también lo fuimos, todo sería más fácil. Con su simpleza e inocencia.

      El amor todo lo puede, ;)

      Muchos besitos!!!!

      Eliminar
  10. Un cuento esperanzador en el que vence la felicidad frente a la tristeza finalmente. Muy bien utilizado el juego de los colores en contrapunto de los grises para describir el estado del puedo con la llegada de Risitaman. Una solución final a su problema perfecta, gracias a Tomás, quien le da la infancia que nunca tuvo, mediante los juegos.
    Un abrazo, Irene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ricardo agradezco mucho el comentario y tu valoración positiva, :)

      Pretendía que se reflejara la pena en todas las perspectivas, y que una vez se leyera no solo se empatizara a nivel personal.

      Muchas gracias, un abrazo!!! :)

      Eliminar
  11. Un cuento estupendo Irene. nos hace confiar en la esperanza y en como la inocencia de un niño puede vencer la tristeza de un villano!! Precioso!!
    Un abrazo. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Agustin, ;)
      La esperanza es lo último que debemos perder y los niños tienen el don de dar luz allí donde pusimos las nubes.

      Un abrazo!!!

      Eliminar
  12. La bondad y la alegría apagan las ansías del villano por entristecer a un pueblo entero. Un cuento con corazón, Irene.
    ¡Abrazo, compañera! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Edgar, :)
      Agradezco el comentario, un villano que solo necesitó un poquito de amor para que de él se apartaran las sombras.

      Un fuerte abrazo, compi!!!! :D

      Eliminar
  13. ¿Verdad que no es fácil ser el villano? Ja, ja.
    Bonita manera la tuya de contar un cuento.
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo más difícil del mundo, jajaja
      Al final todos tienen un corazoncito que aunque lo quieran esconder siempre termina saliendo, ;)

      Un abrazo y muchas gracias por el comentario!!!

      Eliminar
  14. Genial Irene. La bondad vence al mal. Besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mercedes muchas gracias, ;)
      La luz en este caso fue más fuerte, muchos besos!!!

      Eliminar
  15. Qué bonito y lleno de esperanza. Solo un niño puede devolver la felicidad, ellos son la felicidad en sí mismos. Me ha encantado.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias María, :)
      Los niños están llenos de una luz capaz de devolver todo el amor y felicidad perdida.
      Muchos besos!!!

      Eliminar
  16. Ante los demas, a los adultos nos encanta dejar en claro que hemos crecido, que somos inmunes, maduros, seguros, auto-suficientes, conocedores, y un largo etc. Pero en soledad, somos mucho mas vulnerables y necesitados de cariño de lo que apenas sospechamos. Como niñitos. La diferencia es que los niños no se avergüenzan en reconocer sus sentimientos; los adultos en cambio estamos llenos de pudores y cerraduras (inútiles).

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad lo que dices, no deberíamos olvidarnos de esa etapa de nuestras vidas donde todo era más sencillo. La inocencia, el desconocimiento todo era posible, es hasta un poco nostálgico.
      Pero sí, la estima es necesaria no importa quien seamos se precisa para vivir.

      Muchísimas gracias por pasarte Julio David y comentar, agradecida.

      Saludos!!! :)

      Eliminar
  17. Hasta los villanos mantienen a ese yo niño escondido, solo hay que saber sacarlo... un cuento precioso.
    Muchos besitos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Flora, ;)
      Todos aunque escondido tenemos un corazoncito necesitado de estima.

      Besitos!!! :)

      Eliminar
  18. La inocencia de un niño puede con un gran villano, precioso cuento Irene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Maria del Carmen, :)
      Si, el amor todo lo puede.
      Un abrazo.

      Eliminar