lunes, 7 de noviembre de 2016

El bosque

Aquellas tierras aguardaban secretos, todos lo sabíamos. Generación tras generación se nos hacía participes de ellos y los conservábamos. Ante los ojos ajenos se conocían como cuentos populares, leyendas e historias inconexas de un tiempo antiguo e indeterminado donde el pasado era tan lejano como irreal.
Aún recuerdo como en el colegio se trataba de una lectura obligatoria, a los recién llegados no les hacia ninguna gracia que sus hijos tuvieran una asignatura de literatura donde el tema principal eran las brujas, escobas mágicas, gatos y hechizos, se quejaban de que la imaginación de estos se desbordaba. Que adquirirían un lenguaje y escritura curiosa y su comportamiento se volvía muy extraño, sobre todo la noche del 31 de octubre, ¡qué tontería!
Si bien lo intentaron en varias ocasiones no pudieron frenar las tradiciones, y esa fue la suerte de muchos chicos. Porque aunque seas conocedor de la historia sin el miedo de vivir en primera persona la verdad de esta, brota la desgracia cuando el temor no te hace partícipe.
Esta es la leyenda de Brian un chico delgaducho y poco dado a hacer amigos. Su madre lo reñía por esto último, así que para hacerla feliz pasaba largas horas en el riachuelo cercano al bosque. Cada día al salir del colegio y cargado con su cuaderno de pintura se situaba debajo del árbol más frondoso, y con la relajación que le proporcionaba el sonido del agua realizaba miles de dibujos. Hasta aquella tarde, escuchó un murmullo lejano como un cántico que lo atraía. La curiosidad le pudo y adentrándose con pequeños pasos se dirigió al bosque hasta toparse con un juglar, que se hizo llamar el Poeta.
-          ¡Chico! ¡Corre! ¡Vete! No deberías estar aquí.
 
-          ¿Tú también Poeta? Sólo son viejos cuentos, mentiras para aterrorizarnos a los más pequeños. En este pueblo nunca pasa nada.

-          Ay chico, puedo asegurarte que no son embustes, si esas viejas brujas te ven no podrás salir nunca más de este bosque, o quién sabe puede que te caiga un peor castigo al haber entrado en la que es su casa, y te conviertan en una seta o una calabaza.

-          No te creo, en el colegio se nos aseguró que solo cruzar el arroyo se nos caería un rayo y como ves estoy vivo, ¡no me ha pasado nada!

-          Mira, yo de ti saldría corriendo antes de que sea tarde, te aseguro que todo lo que se cuenta es verdad pero por alguna extraña razón a ti aún no te han detectado, es tu oportunidad de huir antes de que sea tarde. ¡Corre y vete! ¡Haz caso de este viejo!
Pero no le dio tiempo ni a contestar, tal cual se dijeron estas últimas palabras de la nada  apareció una dríade de pelo cobrizo y ojos gatunos que saboreándose se dirigió a Brian.
-          Pero que tenemos aquí. ¿No te han avisado que no puedes entrar en el bosque? ¿O es que eres demasiado tonto y valiente para no acatar las normas de tus mayores? Hoy te haré aprender la lección, sufrirás tu desdicha pequeño Brian un castigo digno para el que no escucha de advertencias.
 
-          Pero... ¿pero cómo sabes mi nombre? – Atinó a decir, aun sintiendo que sus piernas no le sostenían por el temblor de verse sentenciado.

-          Yo lo sé todo, y hoy serás mi ungüento para la eterna juventud. Despídete juglar y continúa cantando ya sabes el trato, sigue atrayendo a imprudentes y yo seguiré perdonado tu insignificante vida.

-          Si ama. Lo siento chico, intenté avisarte.
Como si de una exhalación se tratara Brian y la bruja, desaparecieron.




Cuento presentado en la Comunidad de Relatos Compulsivos, para el CERTAMEN ESPECIAL DE SAMAIN. Palabras obligatorias: lenguaje, poeta, escritura, literatura, lectura, dibujo.

24 comentarios:

  1. Intensa incertidumbre la que marca tu relato al introducirnos con el muchacho en ese bosque con bruja, que no perdona a los intrusos.
    Me gustó leerte Irene.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí que lo hicieras Francisco, :)
      ¡Muchísimas gracias!
      Besos.

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho tu relato Irene, aunque me da pena el pequeño Brian. Su madre le metía bronca porque no hacia amigos y cuando uno encuentra, acontece la desgracia. Un abrazo compañera! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pobre Brian.
      Pero para eso hay normas, para obedecerlas.
      Muchísimas gracias, compi!
      Un fuerte abrazo, :)

      Eliminar
  3. Te felicito, una historia con algo de fábula.
    Muy buen uso de las palabras obligatorias... Has hecho un bonito trabajo, Irene.

    Mil besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo agradezco Aurora, :)
      ¡Muchas gracias!

      Besitos.

      Eliminar
  4. Terrible el destino de Brian! Pobre tipo, en verdad, como quien dice "la curiosidad mató al gato", y Brian encontró su fin guiado por su propia curiosidad. Si yo estuviese en un bosque, solo, y me encuentro de pronto con un juglar, saldría corriendo y cagándome por el camino, de puro susto jaja Con eso me bastaría.

    Más saludos, guapísima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja ¡Qué exagerado! ;)
      Muchísimas gracias Julio David.

      Un fuerte abrazo, :)

      Eliminar
  5. Qué difícil era en esta ocasión escribir el relato respetando el tema y usando todas las palabras obligatorias, ¡pero tú lo has conseguido! :)

    Me ha gustado mucho el misterio creado en torno a las leyendas antiguas y la posibilidad de que fueran ciertas. Lo siento por el pobre chico, pero en tu cuento cada uno tiene su papel y a él le tocaba alimentar a la bruja.

    Buen relato, Irene, con clima misterioso donde lo real y lo imaginario acaba por darse la mano.

    ¡Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una parte de mí se animó al ver tus textos, pero aún me queda escuela, :)

      Brian sirvió de ungüento para la eterna juventud, jeje

      GRACIAS por tu valoración, te la agradezco muchísimo! ;)

      Besitos!!!

      Eliminar
  6. Mitos y leyendas, verdades a medias o mentiras. Todo eso no atrae, sobre todo a los niños, y han sido el acicate necesario para las más variopintas historias de miedo.
    Un cuento muy bien contado para un publico de todas las edades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Josep Maria, :)
      Así es, para todo los públicos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Interesante y oscuro relato en su tramo final. Fíjate que con el bosque y lo del juglar, he recordado uno de los juegos de ordenador favoritos de mi infancia, llamado "La leyenda de Kyrandia", donde un tipo con aspecto de bufón terminaba dando algo de miedo. Me ha gustado además el hecho de que tu final sea el que escogiste, ya que no sueles terminar así la mayoría de tus textos, y eso le da un aire diferente a este. ¡Un beso Irene!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La bruja del cuento me acorraló, yo quería darle una oportunidad al pequeño Brian, pero no pudo ser, ;)
      Muchísimas gracias JC por tan positivo comentario.
      Un fuerte abrazo, compi!

      Eliminar
  8. Muy acertada esta introducción para desarrollar tu relato, inspirado en esas antiguas y siempre curiosas leyendas, como la que has creado en torno a este niño tan travieso y entrometido, como acostumbramos todos a ser cuando tenemos esa corta edad y la curiosidad nos puede, aunque aqui al pobre Brian le lleva a enfrentarse con esa maldición de la bruja, que por cierto ¡qué malvada, fabricándose ungüentos con sus tiernas víctimas!

    También te felicito, Irene, por utilizar estupendamente las palabras obligatorias y confeccionar como un precioso traje este cuento.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mejor crema anti edad, ;) Podríamos patentarla para la noche del 31, jeje
      Muchísimas gracias, me alegra que te haya gustado.

      Muchos besos, amiga! ;)

      Eliminar
  9. Has hilado las seis palabras obligatorias de manera perfecta, creando un breve cuento de terror con alma de leyenda.
    Brian es un personaje que crea empatía. Él no es de hacer amigos, y para más inri, su madre lo riñe por ello.
    Inocente va al bosque y dibuja, y alertado por el juglar, cae en las manos de una dríade; bella apariencia de una siniestra bruja que, parece ser, se hará un ungüento rejuvenecedor con el pobre chico.
    Fantástico relato, de bella narración.
    Suerte en el certamen, Irene.
    ¡Abrazo, Compañera! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el hecho de que todo lo tenga en contra, hace que el personaje en sí genere mucha ternura y ese halo de querer protegerlo.

      Muchísimas gracias por la positiva valoración Edgar, ;)

      Ya ha finalizado, ganó nuestro gran amigo Francisco Moroz, :)

      Un abrazo, compi!

      Eliminar
  10. Brian no parecía creer ni temer a la leyenda, aún así no pudo evitar ser víctima de la bruja. Podía haber creído a "Poeta" y haberse librado. Supongo que en este caso los mayores tenían razón.

    Te quedó un relato fantástico, teniendo en cuenta las palabras a utilizar, las colocaste en su lugar para tener un buen compás el relato.

    Felicidades, Irene y suerte en el concurso.
    Besos-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainss... incautos que no quieren creer ni siquiera cuando la verdad aguarda ante sus ojos! jeje

      La edad proporciona conocimiento, hay que respetar a nuestros mayores.

      Muchísimas gracias querida Mila, :)
      Besitos!!!

      Eliminar
  11. Un cuento de toda la vida contado como se debe. El niño que incumple la prohibición dada y sufre su castigo, cruel dramático, pero eso pasa por desobedecer y dejarse atraer por los cantos de sirena, en este caso de poeta. El final sin remedio dota al relato de ese punto terrorífico. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAS David, me siento muy halagada, :D
      Te lo agradezco!

      Un fuerte abrazo, :)

      Eliminar
  12. Este Brian es igualito a nosotras, verdad? Ahí estaríamos las dos valientes en el bosque... que antes de que la bruja hablase ya estaríamos fuera! Jajjaja ;)

    Bueno el relato, preciosa.

    Suerte y muchos besitos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jijiji Guarda el secreto, que esta bruja lo escucha todo! ;)

      Muchas gracias, guapísima!
      Besitos!

      Eliminar