martes, 18 de octubre de 2016

Génesis

 
 


Llega un momento en que las palabras ya no obran magia, y los silencios son incapaces de sostenerse. Se precisa de un solo hecho que sea capaz de validar tanta palabra perdida entre motas incorpóreas.
Miedo a dar el paso, el inicio a esta elección que dejará atrás pérdidas irreales.
Observadora entre pausas pero nunca obrando en afán de consecuencia se encontraba Gabriela. Unos dirían que era prudente, muchos otros retraída, ella sabía que todo aquello era una máscara que mostraba a un público reservado a no escuchar.
No podía permitírselo, por alguna extraña razón se sentía diferente al resto. Dentro de ella habitaban emociones necesitadas de erupción, secuencias cometidas que si lograban hacer acto de presencia se apoderarían de ella, arrollando cualquier posibilidad de volver atrás.
Pero el cambio estaba ahí. Una noche que ahora la contempla, imagen etérea, botas altas, labios de melocotón, aguijones, ambigüedad que aguarda entre sombras. Avergonzada por la necesidad al mismo tiempo se ahoga por el propio egoísmo.
Un solo error y sería condenada, es inútil. Se acerca a ella sigilosamente con una intensidad que la doblega, haciéndola estremecer, sentir que cada centímetro de su piel es entregado. Urge, sí el deseo, a saciarse con la secuencia originaria, en su ahora.
-          Hola gatito.
 
 

36 comentarios:

  1. ¿Tanta expectación por un simple gatito? Ha sido genial la experiencia de esperar otra cosa más erótica y encontrarse con un ronroneo felino en vez de femenino.
    Eres una brujilla.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja qué no soy una brujilla, ;)
      Qué bueno Francisco, me has hecho reír.
      Es el despertar al origen primario.
      Me alegro de la experiencia, mucho!
      Besos.

      Eliminar
  2. No sé si como bien comenta Francisco nos has embrujado todo el tiempo para acabar soltando al gatito ...je,je,je O quizás ese "gatito" sea humano y demasiado tímido como para hacer acto de presencia en este "escenario"...jijiji
    De todas formas me hiciste sonreir y ahora espero una respuesta sobre ese misterioso "gatito".
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vosotros sí que me hacéis sonreír, :)
      Siempre comprendes muy bien mis letras Estrella, el gatito si que es alguien, jajaja ¿Qué pasará? Eso ya.. ;)

      Muchísimas gracias, amiga!
      Besitos!

      Eliminar
  3. Después de leer los comentarios de mis compañeros y sus dudas, se me ocurre pensar que Gabriela estaba en plena transformación felina. "Hola gatito" es un saludo a un igual a ella, un compañero, ahora que ha dejado salir todo lo que lleva dentro.

    Es una mera interpretación, ya me dirás tú si voy bien encaminada.

    En cualquier caso es un micro evocativo, no carente de sensualidad, que crea expectativas y nos envuelve con su lenguaje sutil. Muy bueno, Irene :))

    ¡Un besito y feliz miércoles!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Julia justo eso, una transformación que lentamente se va fraguando, es imposible contener la esencia solo hay que aceptarla.

      Muchas gracias Julia, :)
      Me alegro muchísimo de tu comentario.

      Besitos y feliz tarde!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Muchísimas gracias Eleorana, :)
      Me alegro que te haya gustado.
      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  5. Me encantó... sutil presentación que daba otro entender terminando en ese suave ronroneo.. Besos !!!

    ResponderEliminar
  6. Será que me gustan los gatos, que vi en Gabriela a una gatita muy seductora y sensual que al ver y saludar "hola gatito" vuelve a su original estado de deseo. El que le produce el ahora.

    Un micro realmente ingenioso, con picardía y sutileza en cada detalle de la expresión.

    Me gustó mucho, Irene.
    ¡Muchos besos, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gabriela se ha despertado de su letargo, por fin su ronroneo felino ha sido liberado.

      Muchísimas gracias Mila, ;)
      Me encanta que te guste!

      Muchos besos, preciosa!

      Eliminar
  7. Preparada para el festín sexual, Gabriela se ha despojado de las palabras, ha dejado que afloren las emociones, y en su estado original se deja llevar por el deseo, en los brazos de la pasión nace su génesis primaro, animal esclavo del amor carnal.
    Sugerente y sensitivo relato, Irene.
    ¡Miauuu, compi de letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Palabras que ya no le guardan sentido, Gabriela ahora solo desea hechos, precisa de su esencia animal.
      Muchísimas gracias por el comentario Edgar,¡WOW! ;)

      Un fuerte abrazo, compi de letras!!! :)

      Eliminar
  8. El tema musical es tremendamente apropiado para el texto... Grrrrr

    ResponderEliminar
  9. Un micro muy erótico y acompañado de la música evoca a ser una mujer muy sensual a la que el el encuentro con su hombre le llama gatito. Me ha gustado mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El despertar del deseo, ;)
      Me alegro mucho que te haya gustado Maria del Carmen, gracias!!!
      Un fuerte abrazo, :)

      Eliminar
  10. ¡Que sensualidad tiene esa narradora! En la noche calza botas altas y lleva los labios pintados para alguien a quién está esperando ¡Con que encanto nos atrapa!, con sus emociones en erupción, urgida por saciarse con la secuencia originaria ¿Es, literalmente, un gatito el que llega hasta ella?
    Brillante micro, Irene. Un saludo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es Gabriela la que va a buscar a su gatito, jajaja
      Muchísimas gracias Ariel, agradezco muchísimo tus palabras, :)

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  11. Gabriela iba a maullar pero que muy bien con el gatito, siendo ella y en todo su esplendor, jeje

    Un relato muy sugerente, Irene. Me encantó! Miauuu... ;)

    Besos enormes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu lo has dicho Flora, a maullar, jaja
      Qué bueno! ;)

      Muchísimas gracias, guapa!
      Besitos!

      Eliminar
  12. Qué bueno Irene, como me alegra verte tan "gatita" Y digo yo, para que investigar sombras, hay que inventarse la pasión y que mejor con ese contoneo de caderas o de "rabo" que más da... miau!! un abrazo (la música estupenda)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Emerencia, ;)
      ¡Para bueno tu comentario!
      Cuando lo compartiste lograste que me riera a gusto y ahora de nuevo, jajaja
      Un abrazo!

      Eliminar
  13. Has llevado muy bien el suspense erótico a un clímax sorpresivamente felino, Irene, y has sabido escoger de maravillas toda la ambientación. Buen trabajo y precioso blog. Por aquí me quedo si mis compañeros me hacen lugar ;)!

    Un beso grande y muy buen finde!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por la valoración tan positiva Fer, te estoy muy agradecida, :)
      Claro que tienes lugar, estás en tu casa!

      Besos y feliz fin de semana! ;)

      Eliminar
  14. Debo reconocer que me ha desconcertado. Si esto era lo que buscabas, lo has logrado totalmente.
    Lo he releído un par de veces para asegurarme de que lo había captado, jaja
    Al final, lo único que he conseguido es que con cada lectura lo disfrutara un poco más.
    La narración: esplendida; el efecto: sorprendente. En resumen: genialmente original.
    Un abrazo felino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a cada lectura lo has disfrutado más, me doy por muy satisfecha.
      Cómo bien dices parte de la intención era el desconcertar que la historia se fuera fraguando con lentitud.

      Muchísimas gracias Josep Mª!
      Otro abrazo felino! :)

      Eliminar
  15. Buen micro... con gato o sin él. Muy bien escrito

    ResponderEliminar
  16. Desconcertante y sugerente el micro, aunque bien pensado una gatita es de lo más, la música perfecta para lograr ese clímax al que tus letras iban llevando.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por el comentario Conxita, me alegro que lo hayas disfrutado, :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Una transformación en toda regla. Un poco de sensualidad en un salir de si misma.
    Me ha encantado.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María, :)
      Sí, es su despertar.
      Besos.

      Eliminar