lunes, 10 de octubre de 2016

El paquete

Todo empezó con aquella condenada visita.
 
Siempre he estado rodeado de mala suerte y no de un modo pesimista, no, no, lo mío es realmente perturbador e inclasificable, a mi lado Murphy podría decirse que es un tipo con estrella.
 
Así que cuando abrí la puerta y aquella sombra me ofreció el paquete, bueno que queréis que os diga nadie en su sano juicio lo hubiera rechazado.
Visto ahora y con mi yo realista en alza nunca debí atenderla, sólo podía tratarse de una muesca más en un camino plagado de socavones.
 
Y mira que el trato era viable, mil noches muriendo de la forma más desagradable y poco a poco mi vida se encauzaría. Me promoverían en el trabajo, eso haría que ganara más dinero, con el dinero compraría una mejor casa, mi posición social ascendería y el súmmum conocería a una preciosa mujer, ¿y quién sabe? puede que, ¡hijos! Pero no, claro no.
 
¡Ni siquiera pedía tanto!  
 
Mirad yo me reconozco como a un hombre paciente y que sabe esperar su turno. Sueles ser así cuando toda tu vida has estado embadurnado en el lodo, te vuelves de otra pasta, no temes la espera y hasta logras empatizar de una manera extraña con el dolor, pero tampoco soy tonto y me daba cuenta que mi provenir no llegaba y que todo aquello olía a timo. 
 
Y llegó la noche, la que me dio el valor suficiente para no tener que aguantar más toda aquella pesadilla, la 603. Desde luego fue la más desagradable, que invadan cientos de cuervos tu habitación vale, pero que te picoteen el cuerpo entero en busca de las entrañas no sólo es molesto sino que duele muchísimo.
 
Nada más amanecer y esperar el tiempo suficiente para que mi cuerpo se recompusiera, como si de un muñeco de plastilina se tratara, llamé a atención al cliente. No iba a pasar más por todo aquello, codiciaba mi buenaventura, ¡ya!
 
Me mantuvieron a la espera más de veinte minutos, escuchando esa repetitiva y fastidiosa melodía que cualquiera diría que guarda oscuras intención, como inducirte a colgar el aparato. 
 
Cuando al fin me atendió una operadora mi sorpresa fue mayúscula. Todo había sido un error de la comercial, mi ya enemiga declarada se había dejado de rellenar unos formularios, los cuales validaban la operativa. Desde ese punto todos veríamos una fácil solución, ¿no? Bueno yo por lo menos sí, emendar el fallo de la sombra y estar a favor del perjudicado es decir, yo.
 
Pero no, restar esos fatídicos 603 días de mi vida y darme lo que me correspondía era del todo menos sencillo. Ni siquiera podía reclamar el dinero, las devoluciones tenían una validez máxima de 30 días, ¡qué vergüenza de letra pequeña! La única solución era volver a pagar y empezar de cero, disgustado como me hallaba sólo atinaba a visualizarme de nuevo electrocutado, desmembrado, quemado, picoteado…

La verdad, no creía posible volver a soportar todo aquello.
 
Estaba a punto de renunciar cuando la simpática operadora me ofreció como compensación el paquete vip, éste incluía un coche nuevo.
 
 
 
 
 

 
CONCURSO DE RELATOS: Mil maneras de morir
 

36 comentarios:

  1. ¡Ya no saben que nueva estafa telefónica inventar! Ja, ja, ja. Pero claro, después te tratan de cliente VIP y vuelves a caer.
    Un relato muy divertido, Irene. Buena suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jijiji si es que nos engañan como quieren!!! ;)
      Muchísimas gracias Bruno.
      Un fuerte abrazo, :)

      Eliminar
  2. ¿Esa sombra se equivocó de piso?
    La mala suerte persigue a este tipo de tal manera que se hace agobiante.
    Ya recelaré cuando llamen a mi puerta, o suene el teléfono ¿Pero y si se trata de una oferta nueva? ¡Jó! que sin vivir...Peor que la muerte por picoteo.
    suerte compañera con el concurso.
    Y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad que es que a este pobre hombre la mala suerte le acecha de una manera exagerada, jejeje
      Muchísimas gracias Francisco, ;)
      Besos.

      Eliminar
  3. Menudo paquete le cayó a tu protagonista, Irene.
    Mil y una maneras de morir, una detrás de otra, y a cual más infame.
    ¡Qué Murphy nos coja confesados!
    Un relato divertido y muy original.
    ¡Abrazo, Compi de Letras!
    ¡Mucha suerte en el concurso! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paquete, paquete pero por lo menos (ironizando) VIP, jajaja
      Me alegro mucho que te hayas divertido Edgar, :)
      Un fuerte abrazo, compi! ;)

      Eliminar
  4. ¡Qué gran sentido humor has desplegado con este cuento! Desde luego tener que cargar con el "paquete" y encima con esos "daños colaterales" por culpa del papeleo y del "cabeza hueca" del "jefazo" ¡NO HAY DERECHO! Me alegro que el prota hiciera su reclamación correspondiente. ¡Qué fastidio de melodía! "No cuelgue y espere un momento"... ¡Menos mal que el paquete VIP incluía un coche nuevo! ja,ja,ja ... Yo que el protagonista mejor lo cambiaba por una VIDA NUEVA ¿no te parece?.
    No hace falta que te diga, querida amiga Irene, que me he reído un montón con estos "paquetes" y las peripecias del protagonista. ¡Me encantó!
    Un besazo enorme y mucha suerte con el concurso.














    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síii yo creo que el pobre justo buscaba eso, una nueva vida. Pero con su mala suerte y una malísima gestión era imposible que lo consiguiera. Si es que... una lástima, jijiji
      Me alegran muchísimo esas risas, :D

      Muchos besitos, y GRACIAS!!! ;)

      Eliminar
  5. Un paquete con mucha originalidad. Suerte en el concurso Irene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Maria del Carmen, :)
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Muy bueno Irene, me ha encantado tu relato, que me ha parecido muy original y me he reído hasta el final. Maldito "error de papeleo", pobre chaval. Aunque el paquete Vip es muy persuasivo... jajaja. Un abrazo y mucha suerte, compañera de letras! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mala jugada que nos puede causar un error de papeleo, ;) Aunque a este pobre, su mala suerte ya le va de serie, jeje
      Me alegro muchísimo de esas risas, :D

      ¡Muchas gracias!
      Un fuerte abrazo, compi!

      Eliminar
  7. Esa "sombra" que acompaña al pobre hombre con tan mala suerte, le va ofreciendo "paquetes", soluciones a la que engancharse y siga muriendo de diferentes formas. Ninguna parece ser de feliz.

    Ese hombre tiene que deshacerse del "paquete" antes de que pese demasiado. Cualquier ofrecimiento proveniente de la "sombra" trae malas pulgas.

    Ni que decir, me ha parecido aparte de original, de una sutileza humorística, con aprendizaje incluido.

    Sencillamente me encantó leerte, y te deseo el premio del concurso.

    Muchos besos, Irene.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí querida Mila lo que tiene que hacer es justo eso, deshacerse del 'maldito' paquete, jeje
      Pero es que un coche, es un coche ;)
      Gracias por esta valoración tan positiva, me alegra muchísimo!

      ¿Por qué no te presentas?
      Estoy segura que lo disfrutarías, :)

      Muchos besitos!!!

      Eliminar
  8. Saludos Irene, muy original tu relato. Como dicen, el niño que es llorón y la madre que lo pellizca, porque si bien al protagonista lo persiguen esos paqueteros, se ve que él también tiene debilidad por los paquetes, y no rechaza ninguno :). Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, por ahora solo se queja pero acepta todo lo que le dan, aún sabiendo que es malísimo para él.
      Esperemos que algún día aprenda la lección y no permita que lo engatusen más.

      Muchas gracias, Mery! ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Pues sí que tenía mala suerte el tipo, je,je. Y para colmo lo de la centralita. =P
    Mucha suerte, Irene.
    Un abrazo, guapa. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Soledad demasiada mala suerte, jeje
      Muchísimas gracias, guapa!
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. ¡Pobrecito! Las mil y una le ha hecho pasar esa sombra.
    Entretenido y divertido relato. Mucha suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mirna, ;)
      Mala suerte tiene y mucha, pero también se fía demasiado de los demás, jeje
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. He disfrutado este relato tan original que compartes con nosotros, es realmente de una creatividad e imaginación admirable. Es la primera vez que vengo por aquí y, si lo permites, vendré a curiosear nuevamente entre tus cosas. Te mando mis mejores deseos para el concurso (te mereces el galardón) ¡Muchas suerte!
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro muchísimo de que lo hayas disfrutado Ariel, :)
      Más que permitido, estaré súper encantada de recibirte. Estás en tu casa, ;)

      ¡Gracias!!! Y suerte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Menuda imaginación la tuya, Irene, y menuda mala suerte la de tu protagonista jajajaja. La verdad es que cuando se trata de ofertas "tan buenas" como la que él recibió hay que estar muy atento a la letra pequeña y a las condiciones "particulares" :P

    Buenísimo, y muy original. Ojalá que tengas muuuucha suerte en el concurso :))

    ¡Besos de jueves!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mala suerte, muchíiisima jajaja
      No hay que fiarse, y siempre leer la letra pequeña (aunque sea con lupa) jiji

      Muchas gracias por tus palabras Julia, ;)
      Besos y feliz fin de semana!

      Eliminar
  13. Divertido y ameno Irene. Mucha suerte en el concurso. Un beso grandote

    ResponderEliminar
  14. Jeje Irene, me has hecho pasar un rato divertido con el relato. Suerte en el concurso, un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata de disfrutar, ;)
      Muchas gracias Sonia!

      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Me he reído un montón, no solo por la historia en sí sino por la frescura que transmite la narración y que le da el tono perfecto. Me he quedado en ascuas pensando en el contenido del paquete VIP. Muy original!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro un montón de esas risas, David jeje
      ¿Quién sabe? Puede que de aquí a mil noches, le de por explicar que fue de... ;)
      Muchísimas gracias por pasarte y comentar, :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Buenas, voy a confesarte algo. Me he leído este texto dos veces. La primera fue hace tiempo y bueno, quizás no era mi mejor día como lector que me perdí un poco y no pude hacerme una opinión. Hoy lo he releído y ya he tenido una mejor posición para escribirte jeje. Este pack mortal me hizo pensar en una historia de S.King en la que un fumador empedernido acepta someterse a una dura terapia para dejar de fumar. Si no la has visto te la recomiendo para leer o buscar en la película donde aparecía. Una buena oferta interactiva que ofrecía al personaje mucho y no le dio nada bueno, al menos por ahora.

    ¡Un beso y suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo has vuelto y entre medias te has confesado no te lo tendré en cuenta, jeje

      No pasa nada JC, te comprendo y agradezco que hayas vuelto eso dice mucho de ti y muy bueno. A veces pasa, a mí la primera no es el momento de una lectura y por más que lo intentemos no hay manera y luego la vuelves a coger y dices, ah.. bueno (el tostón se ha vuelto ligero) jeje ;)

      Lo dicho que gracias por estar presente, para mí eso vale muchísimo! :)

      Besos y la misma suerte para ti, aunque si se juntan Melvin y esta sombra se avecina el fin, jajaja

      Eliminar
  17. Muy original y divertido, a pesar de las desdichas.
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Mª Jesús, ;)
      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  18. He llegado a tu blog gracias al comentario que dejaste en el mío, Irene.¡Menudo relato más chistoso me encuentro!.
    Me ha gustado mucho leerte y deseo que tengas mucha suerte.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te ha traído hasta aquí, no sabes cómo me contenta ese comentario Chelo, :)
      ¡Gracias por quedarte!

      Me alegro que te haya gustado, ;)
      Besos!

      Eliminar