miércoles, 21 de diciembre de 2016

Olvido

Hiere, se acerca sigiloso en su recuerdo, es imposible desdibujarlo. Durante meses su fuerza me consume, como una soga que va enroscándose con el único propósito de atormentar. Fluye en mi interior, asfixiándome en la miseria de verme envuelta por su desgracia, sometida en su influencia y no saber, ni querer luchar contra él. 

Es el sin nombre, está completamente prohibido murmurarlo, conocen mi reacción, de lo que soy capaz si es señalado y me permiten ese punto de narcisismo, sabedores de la locura que habita en mi interior ellos la aguardan, por respeto. 

Excluyo el olor, el timbre, tu ropa, la música que me enamoró. Aparto todo lo que un día dio sentido a lo que era mi vida. Soy un ser herido, maltratado en la crueldad de su circunstancia y me alimento de ello, una esclava. Y es que no puedo, temo que si dejo de atormentarme desaparecerás, ¿y qué será de mí sin ti? No logro entender ese futuro que se me está obligando a vivir. Por eso te conservo intacto, perenne, no permito que nada influya en nuestra historia, tú y yo, para que podamos cumplir todas aquellas promesas de las que un día hablamos. En mi mente las compongo como una melodía que en su anhelo grita a la libertad y es allí entre sueños donde por fin volvemos a estar juntos, no hay destino que logre separarnos.

Tu abrazo se convierte en el mío y nuestra historia al fin es amor. 

Es más sencillo si nada guarda sentido, no hace que sienta que estoy apocada en la desgracia de tu pérdida, de ese maldito mes de noviembre en el que te apartaron de mí.




Relato que presenté en la Comunidad de Relatos Compulsivos. Palabras obligatorias: luchar, música y noviembre.

28 comentarios:

  1. Es un relato donde la sensibilidad traspasa la mirada anidando en la garganta a modo de nudo.
    Bellísimo, querida Irene.

    Feliz Navidad para ti y los tuyos, preciosa.

    Mil besitos llenos de magia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enormes gracias, Aurora.

      Feliz Navidad para ti también, :)
      Besos y abrazos.

      Eliminar
  2. Precioso relato de un amor doloroso, querida Irene. Te deseo muchos éxitos en tu camino de letras y unas bellas Fiestas.

    Un beso grande!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Fer, :)

      Con encontrarnos en este maravilloso mundo de letras, ya es más que suficiente.

      Felices Fiestas!
      Besos.

      Eliminar
  3. Profunda reflexión de un personaje que no acepta el olvido como opción y que prefiere el dolor, la incertidumbre o la angustia antes que la pérdida de sus hermosos recuerdos.
    ¡Feliz navidad! deseándote solo cosas buenas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Francisco.

      Así es, prefiere el dolor al olvido.

      Feliz Navidad, yo también te deseo solo cosas buenas y muy, buenas, :)
      Besos.

      Eliminar
  4. Recordar puede ser un paraíso o un infierno; asumir la pérdida o dejar que te ahogue. En este estupendo texto se plantea la rebeldía ante el olvido, intentando transformar la realidad. Me ha evocado el inicio de El Aleph, de Borges. Allí se iniciaba con el protagonista de camino a la casa de la difunta, reparando en cómo cambiaban los carteles publicitarios de las calles,borrando los que ella vio por otros que jamás verá, iniciando el olvido de su existencia en el mundo. Un fuerte abrazo y ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras David.
      Te lo agradezco!

      Felices Fiestas, disfrútalas mucho que sé que tú eres muy navideño, :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Muy bello y triste Irene. Es conmovedor como has descrito a esa persona que prefiere vivir la angustia y el desgarro del amor perdido antes que la del olvido, sin saber que es lo que más le conviene. Precioso.

    Un abrazo enorme, y ¡Feliz Navidad una vez más!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para la protagonista es complicado renunciar a este amor del que se aferra sin consuelo.
      Mil gracias Ziortza, :)

      Abrazos y Felices Fiestas!!!

      Eliminar
  6. Es enorme la capacidad que tienes de llevar tan alto la expresividad de tus textos. Este relato de íntima reflexión emana una fuerza extrema en las descripciones, una lírica adecuada al tormento de los sentimientos que aquejan al personaje. Es un verdadero placer leerte.
    Irene, te mando un gran abrazo, mis mejores deseos, y que tengas una ¡feliz Navidad!
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas, pero muchísimas gracias Ariel, :)
      Me siento muy halagada por tu comentario.

      Un fuerte abrazo y Felices Fiestas para ti también.

      Eliminar
  7. Irene,
    Cuanto dolor hay en esa negación del olvido, pero también es cierto que se trata de opciones y tu prota prefiere esa opción del recordar aunque siga cautiva del dolor por la pérdida del otro. Muy bien expresado ese dolor desgarrado que se nota en cada palabra.

    Un beso y muy felices fiestas en compañía de los que quieres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Conxita.
      Es justo lo que dices, es una opción, buena o mala, pero es de ella. En este caso escoge vivir una irrealidad que el tiempo y su recuerdo puede que hasta logren a su manera volverlo tangible.

      Besos y mucho cariño, ¡Feliz Navidad!

      Eliminar
  8. Amiga Irene, me ha llegado al alma hasta emocionarme ese "temo que si dejo de atormentarme desaparecerás, ¿y qué será de mí sin ti?". Como dice una frase que me gusta mucho, "no hay peor tormenta que la que se forma uno en la cabeza" y con tu frase ahora encuentro un porqué a esas que nos estallan y calan hasta la médula.

    Gracias, te felicito por el relato y te deseo lo mejor en estas fechas y para el 2017.

    Un beso muy grande, Irene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mi me hace muy feliz que te hayas emocionado Chelo, y encima me lo hagas saber. Muchas gracias, amiga!

      Dice mucha verdad esta frase, la liberación empieza por romper las cadenas que nosotros nos imponemos, difícil, pero es así.

      Felices Fiestas y una maravillosa entrada al 2017, :)
      Muchos besos y abrazos.

      Eliminar
  9. Para no olvidar todo vale, ... incluso el dolor mas desgarrador. Hermoso y sentido relato Irene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Norte!
      Te agradezco el comentario.

      Si, es muy complicado olvidar, sobre todo cuando hay sentimientos fuertes.

      Un abrazo y Felices Fiestas, :)

      Eliminar
  10. Aferrarse al amor como quien se aferra a un trozo de madera, náufrago, en medio del océano.

    Felices fiestas, Irene!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito Julio David, ¡Gracias! :)
      Un abrazo y Feliz Fiestas, (tarde disculpa).

      Eliminar
  11. A veces el apego que hemos sentido hacia un ser amado, hace que todo lo que ha rodeado a esa relación nos martirice, recordándonos, una vez lo hemos perdido, cuán felices fuimos a su lado. No sólo las palabras que se dijeron sino también los lugares en donde se pronunciaron nos resultan entonces dolorosas.
    Es este un relato que transmite esos sentimientos de dolor e impotencia al lector que, en este caso yo, ha sentido la angustia de una pérdida. Excelente!
    Un abrazo y que pases unas felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te contesto tarde Josep Maria, he estado unos días sin entrar en el blog.

      Muchísimas gracias por tus palabras, agradezco enormemente el comentario y suscribo todo lo que dices en él.

      Un fuerte abrazo y Felices Fiestas! :)

      Eliminar
  12. No voy a olvidar aunque ello me desgarre...Ahh... Se puede sentir esa angustiosa tormenta al leerte. Maravilloso relato, mi niña.

    Beso gigante!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias preciosa, :)
      Los sentimientos a veces son un arma amarga, cuando no sabemos o no podemos decirles adiós. Muchos besitos!

      Eliminar
  13. El mayor logro del escritor es que su texto transmita las sensaciones que describe, este lo hace. Admirable.
    Abrazo, Irene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que generoso eres Edgar, :)
      Muchísimas gracias!
      Un fuerte abrazo, compi!

      Eliminar
  14. Esa frase del final "Es más sencillo si nada guarda sentido" el buscar el sentido de las cosas a veces nos lleva a dar las mismas vueltas y encontrar lo que no queremos o conviene. Es mejor dejar las cosas que se coloquen por sí mismas en su lugar.

    Querida Irene, un relato de una tristeza muy bella con una reflexión profunda, sin duda sabes traspasar el sentido literal de las letras para sumergirnos en toda una historia.

    Espero y deseo de corazón que hayas empezado estupendamente bien el 2017.
    ¡Un abrazo y un montón de besos, amiga linda!!

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado Irene! Transmites mucho con muy pocas lineas, haciendo sentir al lector ese agobio y tristeza que siente la protagonista del relato. Leyéndolo, a mi me hace pensar que la pareja ha sufrido un accidente y a muerto. No sé si es lo que pretendías pero es la emoción que me despierta, ese dolor irremediable que solamente se experimenta con una perdida semejante. Un abrazo compañera de letras y enhorabuena! ; )

    ResponderEliminar