jueves, 5 de octubre de 2017

La secuencia de Marta



La primera vez que la vi lo supe. Fue un flechazo, no hubo palabras, no hicieron falta. Algo dentro de mí se despertó con una fuerza desesperada y desde ese momento, la necesité. Ella no se dio cuenta tan pronto o quizás no quiso hacerlo. Pero la verdad es que poco importaba, el hambre que yo sentía era más fuerte que la poca predisposición que ella pudiera poner. Coleccioné todo de Marta, sus gestos se convirtieron en el fetiche de nuestra relación. El que más me gustaba era su extraña forma al sonreír. Cuando algo le agradaba fruncía el labio de una manera muy peculiar, si no la conocías ese tic podía parecer otra cosa y luego llegaba aquella preciosa y amplia sonrisa. Mi sonrisa. Porque todo de ella era mío, desde entonces y para siempre. Ya había habido otras, pero ninguna igual. Lo sabía, no tenía dudas. 

Coincidíamos en la cafetería del centro comercial cercano a su casa. Marta pedía un té con leche, yo un café largo. Ella leía un libro, yo escribía en mi libreta todo lo que quería hacerle. Aquellos silencios eran agradables, en aquel momento compartir toda esa intimidad hacía que me sintiera completo, no podía pedir más. Y sabía que ella sentía lo mismo, se la veía relajada, feliz.

Al tiempo hubo pequeños cambios, la moda animalista llegó con fuerza y permitieron la entrada de mascotas, me pareció una desconsideración para los clientes habituales, pero aun así seguimos yendo cada tarde. Hasta que lo descubrí, me lo había estado ocultando y no me lo mostró hasta entonces, tenía un perro. Un perro. Soy alérgico al pelo de esos animales y ella debía haberlo sabido, yo conocía todo de nosotros, por el contrario Marta me había estado escondiendo a esa cosa. No me gustó, no podía consentir secretos entre nosotros. Todas las relaciones fracasan con la mentira y la nuestra desde ese momento dejó de ser tan idílica, me había fallado. Intenté acercarme para mostrar el desagrado que sentía, pero me ignoró, como siempre que intentaba que profundizáramos. Esa desconsideración fue la que lo desencadenó todo.

No podíamos compartir asiento en la barra, cada vez que me acercaba empezaban los picores y estornudos, entonces ella me miraba sin comprender que hacía yo allí. Ya no existían los silencios ni la intimidad, los tenía con ese animal que estaba alejándonos de nuestro maravilloso idilio. No podía permitirlo, no podía dejar que todo lo que habíamos creado terminara de esa manera, toda la culpa la tenía ese asqueroso chucho. Así que aquella tarde decidí no ir a nuestro templo, esperaba que me echara de menos tanto como yo lo hacía, con la misma desesperación. Al salir del trabajo la esperé durante horas en la puerta de su casa, allí sentado, en el primer escalón. Medité como arreglar todo lo que se había roto, apareció y nada más verme lo supe. Su cara no era placida, tenía un punto de terror en la mirada que paradójicamente en vez de molestarme, me excitó.

―Hola cariño, te estaba esperando.

―¿Cariño? Disculpe, usted… ¿Lo conozco? Un momento, sí, es, es… ¿No es el de la cafetería? ¿Qué hace aquí? Quiero decir, ¿cómo sabe dónde vivo? ¿Qué hace aquí? ¿Qué…?

Divagó y me preguntó tantas cosas a la vez, se la notaba nerviosa y eso para mis ojos la convertía en alguien más exquisito. El pánico rondaba sus facciones, el rictus de su sonrisa era frío y distante y yo necesitaba que me recibiera como merecía, quería ver el fruncido. Mi sonrisa. Empecé a alterarme y cuando eso pasa no soy la persona encantadora que tanto la deseaba, me convertía en un hombre peligroso y cruel.

―¿Así vas a recibirme? ¿Así?― Exigí humillado y despreciado.

―Pero, pero… es que no sé qué hace aquí. No lo conozco. Mire lo mejor es que se marche, por favor, váyase y le prometo que no llamaré a la policía, ¿de acuerdo?

―¡A mí no me hables así! ¿Cómo te atreves si quiera? Llevamos meses juntos, compartimos cada puta tarde.

Empecé a descontrolarme y lo notaba por como me miraba, con miedo, sí, con terror y angustia y ya no podía hacer nada, solo hacerla mía. Todo lo que había apuntado en la libreta, todo lo que había deseado hacerle, esa noche era nuestro momento, no teníamos más opciones. Debió notar el cambio, las respiraciones mudaron, la urgencia crispó en el aire allanando el cercano desenlace. Y entonces cometió la peor decisión de su vida, huir de mí. Es cuando el juego empezó, dejó de ser mi amada para convertirse en mi presa. 
 

Tres días más tarde.

― Señor Fernández, disculpe, quería comentarle que quizás la idea de traer mascotas a la cafetería no es buena idea. Desde que instauró la nueva norma muchos de los clientes fijos han ido fallando. Por ejemplo, se acuerda de aquella pareja tan extraña, la que llegaba junta pero no se dirigía la palabra en ningún momento, pues él hace cuatro días que no aparece y hoy será el tercero para ella. Señor Fernández, ¿me está escuchando?

―¡Dios mío, chico! Lee esta noticia.

<El asesino en serie apodado el Fetiche ha atacado de nuevo. A primera hora de esta mañana en la Comisaría Central han recibido una carta anónima, ésta informaba de la localización del cuerpo. Varios Agentes de la Ley se han personado en el Parque del Estanque para comprobar que la información recibida era certera. Allí efectivamente han encontrado el cuerpo sin vida de Marta Gutiérrez Barrobes, de 28 años. El modus operandi confirmaría que podría tratarse del Fetiche, siendo para este vil asesino su cuarta víctima. Las condiciones en las que han hallado el cuerpo han sido desoladoras para la familia. Los Agentes solicitan cualquier tipo de información de la que se disponga, exigen máxima colaboración ciudadana. Por ahora lo único que se conoce y así lo han confirmado familiares y amigos, es que la víctima no tenía pareja estable…>

―Es la chica, es ella… ¡La de la fotografía es ella!

―Llama a la policía, ¡debemos avisarlos! ¡Ahora mismo!  
 

58 comentarios:

  1. ¡Fantástico relato Irene!
    Me has tenido pendiente de un suspiro final. He intuido algo desde la escena de la escalera, pero ese final dialogado donde se esclarece toda la trama ha sido la guinda.
    ¡Bien por ti!
    Y mis besos...Porque aún no se donde vives. Je,je,je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si he logrado mantenerte pendiente de la historia, me dejas feliz. Y con tu entusiasmo, más.
      Pero después de leer el comentario me niego a darte mi dirección, jajaja
      ¡Qué bueno eres, amigo!
      Muchos besos.

      Eliminar
  2. ¡Ay que me engañaste Irene! Al principio parecía un enamoramiento clásico en toda regla con todos esos pequeños gestos que colecciona quien se hechiza por alguien.
    Has reflejado bien el asombro inicial y el miedo posterior de la chica de la historia.
    Conclusión: No entres nunca en sitio donde admitan mascotas, puede haber algún “animal” peligroso :)
    Un abrazo Irene, estoy empezando a conocer tus historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien que haya logrado engañarte, Tara.
      Yo después de leer la historia de una rubia, diría que son menos de fiar los que no tienen animales, ;) Y más nosotras que de eso vamos sobradas, jeje
      Gracias por tus palabras, agradezco mucho que estés aquí.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Me ha encantado Irene! Me ha pasado como a Francisco, cuando el protagonista ha comenzado a explayarse más te das cuenta de que algo no cuadra y de que puede tener intenciones oscuras. En cuanto al final me parece genial, con ese dialogo entre uno de los camareros y el dueño de la cafetería, porque das un rayo de esperanza de que al menos, van a ayudar con el caso. Un fuerte abrazo! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Ramón!
      He intentado alargar el no romance, pero tenía que salir la verdad en algún momento. Con su forma de divagar también pretendía que mostrara repeticiones extrañas, fuera de contexto.
      Me alegra que te haya encantado, y agradezco muchísimo más que me lo digas.
      Un fuerte abrazo, :)

      Eliminar
  4. Un placer leerte, Irene. Me ha encantado cómo has hilado y nos has enganchado porque no he dejado de seguir con el mismo interés todo el relato. Te felicito, preciosa.

    Mil besitos para tu noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus siempre cariñosos comentarios, Ana María. Me alegro que la historia te haya enganchado.
      Muchos besos y feliz fin de semana.

      Eliminar
  5. Hola Irene, un precioso título y una bonita fotografía adornan un excelente relato, que a veces tiene que ver con las eternas confusiones que se producen en las lides preamorosas por llamarlo de alguna manera. Y aunque el equivoco está vez a sido mayúsculo, hay situaciones y confusiones que en la vida real suponen un tremendo chasco. En este caso, hablamos de una obsesión paranoica como mínimo. Vaya gente hay por el mundo, ja,ja,ja. Muy bien hilado tu texto y con un final sorprendente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel,
      Sí, ¿verdad? Ha sido una bonita casualidad, :) En este caso quería jugar con la palabra serie, por lo de asesino pero al mismo tiempo no quería que el título mostrara el argumento del relato por eso terminé decantándome por secuencia.
      Muchísimas gracias por tus palabras.
      Un abrazo, fuerte.

      Eliminar
  6. Presentí de entrada que era un tipo obsesionado con la chica y que ni se conocían. Será porque he escrito algunos con una temática similar... jeje.
    Lo llevaste muy bien, en la primera persona del maniático el lector va descubriendo su verdadera personalidad a partir de la aparición del perro.
    El desenlace está genial. Me gustó mucho, Irene.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mirella,
      Muchísimas gracias por tus palabras, te lo agradezco. El perro fue el desencadenante, él lo tenía todo en orden, controlado. En el momento que esa cronología se desbarajustó todo se precipitó para mal.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Veía venir algo así, pero no con un final tan cruel.
    Vaya cuerpecito me has dejado!!!
    Buen relato. Disfruta el fin de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el final no te lo esperabas y te sorprendió, me alegro.
      Muchas gracias por comentar, David.
      Un abrazo y feliz fin de semana.

      Eliminar
  8. Me ha gustado mucho!! Se veía mal rollito desde el inicio y acaba como tenía que acabar. 😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Esperanza!
      Te agradezco mucho la visita y el comentario. Vuelve siempre que quieras, estas en tu casa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Suspense y emoción desde principio al fin en tu maravilloso relato, Irene. En los dos primeros párrafos me confundiste creyendo en la idílica relación, luego ya sospeché que se "escondía gato encerrado" como luego se afirma.

    Final trágico para la pobre chica, aunque imagino que él en su libreta un día u otro acabaría por realizar lo escrito saciando esa insana enfermedad que llevaba dentro.

    Excelente narración, querida amiga.
    Besos, y buen fin de semana, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, amiga.
      Y por la estupenda valoración, ¿qué te digo? Miles y miles de gracias, :)
      Besitos y feliz inicio de semana.

      Eliminar
  10. Un magnífico relato, Irene. Sobre todo la parte en primera persona. Te has metido en el protagonista y has conseguido que el lector entre de lleno en su lógica. Es verosímil, tiene personalidad. Fabuloso de verdad, de hecho casi me sobra la parte que sigue la de Tres días después. El relato se entiende perfectamente, por si has tenido dudas, y no descartes dejarlo ahí, en todo lo alto con ese psicópata a punto de actuar. Enhorabuena!! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, David!
      Me entusiasma tu comentario, pero si hay algo que te agradezco todavía más, es la sincera observación. En este caso los tres días no eran para esclarecer, esa parte la introduje para que la policía tuviera pistas sobre el asesino. No puedo evitarlo todos mis textos tienen que tener un poquito de luz, sino no me quedo tranquila.
      Gracias de nuevo, :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. ¡Genial Irene! Un relato que nos parece querer sumergirnos en una historia de amor en ciernes acaba siendo el crimen de una asesino psicópata. Me ha encantado la forma en la que has manejado el suspense y la manera de ponerte en la piel del protagonista.
    Me ha gustado mucho, Irene.
    Un besazo guapa, y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas, muchas gracias por tus palabras, Ziortza.
      Me alegra que te hayas sumergido en el relato.
      Un besazo enorme, y feliz inicio de semana.

      Eliminar
  12. Muy bueno tu relato Irene, bien llevada la intriga y el suspenso.
    Al principio intriga bastante, luego te vas haciendo la idea de que hay una fijación mental insana.

    Tiene varias moralejas:

    No acudas a diario a los mismos lugares y la misma hora.

    Aprende a ser observador y a notar los cambios drásticos de tu rutina.

    A veces el silencio no es tan buen compañero, conversando con las personas que forman parte de tu circulo diario podrías descubrir algún desequilibrio emocional y tomar precauciones.

    Si ves que un extraño espera en tu puerta !Keep walking! (como el whisky), y llama a alguien por el celular para contarle.

    Irene andan tantos psicópatas por las calles y lugares del mundo, que tu historia lamentablemente es muy real.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Harolina,
      Así es, al principio puede generar duda, pero llega un momento en el que se perciben algunas repeticiones e incoherencias.
      Me encanta y alegras, siempre sacas de todo una enseñanza, eso es maravilloso y admirable.

      Un beso y feliz semana.

      Eliminar
  13. Muy buena historia Irene, me ha gustado la manera de entrar en el personaje al que primero acoges con una sonrisilla sobre esos amores y después se vuelve preocupación cuando ves que algo no va, que ese tipo está obsesionado.
    Me ha parecido que el diálogo entre ellos refleja todo lo que hay y estoy de acuerdo con David que tu relato está tan bien que casi no es necesario ese tres días después que explica.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conxita,
      Si yo también lo creo, cuando dice la última frase no queda duda sobre ello ''dejó de ser mi amada para convertirse en mi presa'' Pero como le comento a David, es una necesidad personal, la de dejar que entre un poco de luz en tanta oscuridad. Aquello de que quizás la policía tuviera un rostro al que buscar.
      Muchas gracias por tus palabras.
      Besos.

      Eliminar
  14. Hola, Irene.

    Coincido con la mayoría de los comentarios expuestos: has sabido manejar con acierto la doble intencionalidad de tu relato. Lo que parecía un delicioso romance acaba reconvertido en una peligrosa obsesión con funestas consecuencias. Bravo.

    Un abrazo, Irene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Pedro!
      Gracias por comentar, me encanta que lo hagas y te lo agradezco muchísimo, ;)
      Un abrazo, fuerte.

      Eliminar
  15. Coincido con David Rubio, si acabaras con él clímax del asesino a punto de actuar sería más efectivo lo que has logrado, captar las emociones del personaje, un psicópata en toda regla. Enhorabuena por el relato, Irene, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar y mostrar tu opinión, Eva.
      Creo que al final tendré que radicar la opción de que lo cojan, ;) O yo quiera sentirlo así en el relato.
      Un beso.

      Eliminar
  16. A mí también me ha gustado un montón, Irene. Y eso que me produjo escalofríos por lo truculento de la historia, pero sobre todo por lo realista. Así como has escrito es el modus operandi de muchos asesinos, su psicología obsesiva, su necesidad de posesión... Saber meterse en la piel de un psicópata es todo un ejercicio narrativo.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el cariñoso comentario Sofía. Me alegra y da aliento a seguir escribiendo.
      Un abrazo, súper fuerte.

      Eliminar
  17. El mundo sería un lugar mejor si aquellos que se enamoran de una mujer imposible resolvieran y canalizaran sus emociones por medio de la escritura de poemas y no por la vía de los asesinatos. Hoy ando utópico jaja

    Saludos salados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes Julio David, yo también soy muy utópica y te tengo que dar la razón.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Me recuerda en cierto modo a la película el sexto sentido, donde parece que los protagonistas se conocen pero en realidad ni se hablan, ni se ven. En este caso es lo primero, pero nos engañas al principio planteando el encuentro desde el punto de vista de él, como si fuese una pareja de enamorados. Genial el punto en el que se encuentran en el rellano y ella se sorprende, ahí nos damos cuenta del verdadero cariz de la historia y ya la intriga se dispara. Buen manejo de la tensión narrativa. Muy buen relato Irene, me ha gustado mucho. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad la película del sexto sentido, tiene la escena del restaurante que después cuando se esclarece el final, atas cabos. Muchas gracias Jorge, te agradezco cada palabra. Y que haya logrado sorprenderte es lo mejor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. ¡Qué buen relato, Irene! Parece que tu prota es capaz de apartar la realidad a un lado y ver sólo aquello que quiere ver. Has conseguido que llegue a sentir miedo por la chica mucho antes del fatídico encuentro que acabó en tragadia para ella. Y el final me ha encantado, parece que él tendrá su merecido una vez identificado...

    Muy ameno y ágil tu relato, con una historia escalofriante. ¡Buenísimo! :)

    Un beso enorme y feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sííí, ya me conoces Julia no podía dejarlo por allí correteando a su gusto. Espero que los de la cafetería logren identificarlo y no haya más víctimas.

      Muchas gracias por tus palabras, :)
      Besos y feliz inicio de semana.

      Eliminar
  20. Hola Irene! Muy bueno el relato, me ha producido cierta angustia, me imagino que esa es la sensación que querías provocar. Además, considero que es algo muy complicado el meterse en una mente "perversa" a la hora de escribir, asi que enhorabuena por el relato. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paula,
      Qué alegría leer un comentario tuyo, te lo agradezco mucho.
      Quería crear suspense e incertidumbre, y que poco a poco se comprendiera que había puntos que no estaban claros, hasta ese final que como bien dices provoca angustia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Nunca sabes quien se sienta a tu lado en la cafetería, me has puesto los pelos de punta.
    Muy bueno.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no, María.
      Nunca sabemos quién nos rodea ni las intenciones que tienen.
      Muchísimas gracias por tus palabras.
      Un besazo.

      Eliminar
  22. ¡Qué bien has sabido plasmar la mente retorcida y los pensamientos de un psicópata!
    Me ha encantado el relato, o más bien, me ha encantado cómo lo has descrito porque la historia es algo espeluznante, las cosas como son. Pero tarados los ha habido siempre.
    Genial, Irene. Sabes recrear situaciones extremas con gran pericia.
    ¿Has pensado trabajar para el FBI, o algo así? Para ayudarles a hacer perfiles de asesinos en serie.
    Ahora en serio, lo has bordado, guapa.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay Paloma! Que me has matado, pero con una carcajada a leer tu comentario. Hombre... yo si necesitan ayuda, algo haría, pero no creo que les valiera de mucho, (más bien de estorbo) Como buenas fans que somos de Expediente X, siempre podríamos probar, ¿no crees? jeje
      Muchísimas gracias por tus palabras, tienen mucho valor para mí.
      Un besazo, enorme.

      Eliminar
  23. ¡Qué relato más inquietante! Inquietante por el contenido y por meterte en la piel de un psicópata, y también muy bien hilado. Tanto que me hubiera gustado te extendieras más. Las "no palabras" entre ellos me hacían sospechar, pero no esperaba el final ni mucho menos.
    ¡Escribes de maravilla, Irene!
    Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te hubiera gustado más? Qué bien que sea así y me lo digas Chelo, me alegra muchísimo. En este caso el silencio no iba de la mano de la complicidad, todo lo contrario.
      Muchísimas gracias por tus palabras y el cariño que hay en ellas.
      Un besazo, enorme.

      Eliminar
  24. Te has adentrado, Irene, en el thriller psicológico con una franca soltura y pericia. Un psicópata que, en su mente enferma, crea un vínculo amoroso con una mujer, su objeto del deseo, que acabará siendo su víctima por no corresponder a su locura.
    Toda forma de acoso es temible, pero la que procede de un enfermo peligroso puede llegar a ser, como en este caso, mortal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso el final es terrible, pero queda una puerta abierta para que lo reconozcan y no haya más víctimas.
      Muchísimas gracias por tus palabras Josep Maria, se echaban de menos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  25. Hola Irene!! Cuánto loco suelto hay por el mundo, incluso a nuestro lado, y que parece normal. Y cuánta gente también, que advirtiendo cosas, no se involucra (a diferencia de los del bar) porque considera que el prójimo no es su tema.
    Tan actual y tan real como la vida misma, tu relato.
    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Simón! ;)
      Te tengo que dar la razón, la verdad es que uno tiene que ir con cuidado. Es una pena, pero es así. Suerte que en este caso los de bar si quieren involucrarse. Ojalá siempre fuera así.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  26. Hola de nuevo, amiga Irene.
    Coincido con las impresiones y comentarios ya expresados por otros compañeros acerca del fantástico manejo de la intriga y suspense de la historia, al estilo del thriller cinematográfico con escenas parecidas, lo cual requiere de gran habilidad para poder transmitirlo en letras, como es tu caso.
    Elegir al psicópata como narrador de la historia también lo encuentro muy efectivo, pues ayuda a la comprensión del personaje y del final previsible.
    Otro acierto más para el desarrollo de la historia, es el perro como acompañante de la protagonista, pero también el terrible rival del psicópata y quien le despierta sus instintos asesinos. A partir de aquí ya sabemos que no acabará bien este "romance".
    Coincido también contigo en que el hecho de dejar esa puerta abierta para que puedan reconocer al asesino y evitar futuras víctimas, hace que ese final tan terrible se vea neutralizado con esa nota de esperanza.

    Un abrazote grande y muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Estrella, qué bien leer un comentario tuyo, pero lo mejor es saber que estás mejor. Eso es lo más importante.
      Llevo dos días más atareada de lo normal, pero prometo pasarme por tu página y leer tus estupendas letras.
      Muchísimas gracias por esta valoración tan positiva, me alegra que coincidamos en el final, siempre tenemos que buscar un poquito de luz y yo necesitaba ponerle esa mota en el relato.

      Muchos besos, y un abrazo bien fuerte.

      Eliminar
  27. Muy buen texto Irene, al principio parece una historia de amor al uso, pero según pasan las escenas la cosa cambia y mucho, mantienes al lector atrapado de una forma sutil, como si no sucediera nada hasta casi el final.
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Puri,
      Gracias por tus amables palabras, te lo agradezco muchísimo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  28. Hola Mi quimera, qué pasada, ha sido como ir viendo las secuencias en el cine. El fetiche, el maníaco el que se imagina y hace, digo si hace, hijo de p... el relato ni un pero, chica se absorbe como el algodón de azúcar. Besos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola preciosa Eme,
      Muchas gracias por el comentario, me has sacado una sonrisa con el algodón de azúcar.
      Besotes.

      Eliminar
  29. Querida Irene, me has tenido en ascuas en todo el relato!
    Me ha encantado como has ido tejiendo toda la historia, con esos momentos tan íntimos que por momentos me ha parecido un enamorado normal (mira qué inocencia!) y poco a poco la situación iba creando esa atmósfera tan agobiante que me ha producido una angustia vital. Me imagino que esas situaciones, aunque no lleguen al mismo desenlace, pueden darse en las relaciones posesivas y paranoicas que a veces se dan, ¡qué gente más enferma!
    Enhorabuena por tu manejo de las tramas de intriga.
    Un abrazo fuerte Irene y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xus,
      Qué bien leerte. Al principio quería crear esa atmosfera de flechazo y amor para luego poco a poco ir mostrando las incoherencias, como las repeticiones y ese perenne silencio que termina siendo extraño.
      Muchas gracias por tus palabras están cargadas de cariño.
      Un abrazo enorme, y feliz fin de semana para ti también.

      Eliminar