martes, 6 de junio de 2017

Epístola




Suspiro, cada vez que te veo, suspiro.
Encojo, cada vez que estás cerca, encojo.
Expreso, y sí lo creo, un día seré lo suficiente valiente para acercarme a ti y declarar este sentimiento que se expande muy adentro, convirtiéndome en una enfermedad precisada de extinguir.   

Llego tarde, como cada vez que no estás solo. Lo intento, alcanzarte, pero no lo logro, claro que no. Mi cobardía es más fuerte que el afecto que desprenden estos cuatro reglones.  

Vuelvo a suspirar, y me encojo, de nuevo, encojo. 

Mi espalda encorvada no es precisamente lo más llamativo de mi ser, pero aún así te escudriño. Me observas y en mi cabeza se recitan preguntas, ¿a qué estoy esperando? Pero no hay nada tangible entre nosotros para poder albergar futuro. Así que actúo, a tus espaldas, eliminando pruebas, alejando todo lo que impide que me ames como yo lo hago. Esta vez he ido demasiado lejos, lo sé, pero no podía permitirlo, no. 

El amor que siento es tan fuerte que cedo a que estés con otras, pero nunca, ¡Jamás! te casarás con nadie que no sea yo. Ella, esa innombrable no te quería, no como lo hago yo, lo vi, sí, en sus ojos y sus últimas palabras lo confirmaron. 

      Por favor no me mates, me alejaré de Claudio, tú eres mejor para él. Te lo prometo. ¡Por favor! 

Cobarde, ¿lo ves? Gimoteó, suplicó, no luchó, no se ganó siquiera mi respeto. Yo soy capaz de todo lo que me pidas, tú eres mi amor. Sólo deseo que llegue ese día, el momento que entre las sombras que nos separan divises esa verdad, como la única.

 

Atentamente; TUYA, siempre.
 
 

36 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchísimas gracias por comentar, Mamen! :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hay misivas que sangran algo más que Tinta.

    Te felicito por su temple, preciosa.

    Mil besitos y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, :)
      Un besazo y feliz día!!!

      Eliminar
  3. Un amor que va más allá, a la obsesión, a lo enfermizo y al asesinato finalmente. Desgarrador, Irene, de principio a fin. Una personalidad compleja, que titubea para llegar a su amado pero no duda en matar.
    Me ha encantado el relato.
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ziortza, muchísimas gracias!
      Sí, la protagonista sin duda tiene un grave problema, confunde el amor con la obsesión y eso le proporciona libertad para cometer actos atroces.

      Muchos besos, :)

      Eliminar
  4. El amor a veces esa enfermiza pasión
    tras lo telones

    madre mía Irene brutal

    un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María como me alegro de leerte, :)
      Y de tus palabras mucho más.

      Besos.

      Eliminar
  5. Un amor obsesivo, enfermo por cuanto no le supone felicidad sino desdicha y odio. Una primera persona muy verosímil, con ese discurso un tanto desordenado, con esa repetición de palabras para enfatizar su fijación. Un fantástico relato, epistolar y psicológico. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es David, tiene una fijación malsana, que la hace creerse con derechos hacia la otra persona y el entorno en el que él se mueva. A todo se le puede llamar amor, en este caso está claro que no lo es.

      ¡Muchas gracias!!! :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Irene, late un corazón con obsesión, sin esperanza, solo, es un agarre al pasado para saltar hacia delante, del corazón llega, del corazón parte. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eme, muchas gracias por el recorrido que has hecho, estoy súper agradecida, :)
      Un amor, del malo, ¡malo!

      Besos.

      Eliminar
  7. Da pavor un amor como este, obsesivo, malvado, sin escrúpulos. Alejémonos de quienes dicen amarnos con locura, porque esta locura puede, algún día, aflorar dramáticamente.
    Muy buen relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya que sí Josep Maria, da que pensar a lo que unos llaman amor y con ello como excusa, de lo que son capaces. Me alegro haberte espantado, :)

      Muchísimas gracias!
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Genial la manera en que describes cómo un amor obsesivo se convierte en una patología peligrosa que acaba con la vida de inocentes.
    Ese tipo de amor (¿amor?) que se esconde en determinados sujetos da pavor, a mí me ha recorrido un escalofrío leyendo esa carta enamorada (¿enamorada?).
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda con los interrogantes aciertas Kirke, jeje
      ¿Amor? ¿Enamorada? ¿Enserio? Terror, quién me tenga que querer de esta manera.

      Muchísimas gracias, con escalofrío incluido! ;)
      Besitos.

      Eliminar
  9. Con admiradoras como esta prefiero ser célibe monje de cartuja.
    Siniestra tu misiva.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué (jartá) de reír Francisco! Genial el comentario, estoy contigo! :)
      ¡Muchas gracias!

      Besos.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Tienes razón Marcela.
      Gracias por comentar, :)

      Eliminar
  11. Me ha encantado esta siniestra misiva, Irene! Opino como Francisco, mejor estar solo que acompañado de una pscicópata, jajaja. El texto está muy bien escrito y reflejas, de una forma genial, la locura a la que llega la protagonista por "amor" –muy entre comillas, porque de tóxico su sentimiento tiene hasta el infinito, jeje. Un fuerte abrazo! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no os entiendo la verdad, jeje
      Quitando bromas, la verdad es que el sentimiento que habita en esta pobre mujer se le puede llamar de todo menos amor.
      Necesita ayuda, mucha.

      Muchas gracias por tus palabras Ramón, ;)
      Un fuerte abrazo, compi!

      Eliminar
  12. Estupendo texto, Irene. Me encanta el estilo que has usado. Hay ciertas frases, construidas como lo haría una persona obsesiva, compulsiva, que me han llevado al pensamiento profundo, como a saltos, en consonancia con la personalidad sombría del personaje. Excelente.
    Un abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Ariel.
      Con la repetición de palabras y las pausas intencionadas, pretendí que se visualizara la imagen de un personaje con problemas obsesivos y poco autocontrol.
      Me alegra habértelo transmitido.

      Un abrazo, :)

      Eliminar
  13. Amor enfermizo y obsesivo, capaz de matar por un amor al que por cobardía, aún no le ha confesado. Siniestra hasta el final que se atrevió a enviar tal misiva. Y de segura creía estar haciendo lo correcto, eso es todo menos amor.

    Genial relato, Irene, me pusiste en el centro de una mente desequilibrada.

    Besos-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho querida Mila, eso no es amor.
      Y sí, cree tener un derecho sobre la otra persona, no solo sobre él si no sobre todo lo que le rodea, lo peor es sin duda de lo que es capaz.

      Muchísimas gracias por estar, ;)
      Besitos!!!

      Eliminar
  14. Buffffff!! Espero que no este basado en hechos reales! El amor puede ser un problema, pero el amor obsesivo seguro que lo es.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que no David.
      Muchísimas gracias por pasarte y quedarte, :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Mándame su whatsapp, que yo la ayudo a olvidar a ese mal hombre que no le corresponde jaja

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aprecio lo suficiente para no darte su número, ;)
      ¡Muchas gracias Julio David!!!
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Uf!! Muy buena, intensa, poderosa e inquietante.
    Me encantó!
    Abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco el comentario Diana, ;)
      Y si te encantó, mucho más!
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Bien contado Irene, pone los pelos de punta y lo peor es saber que hay amores de esos, que mientras dicen te quiero acaban con aquella persona a la que dicen querer.
    Muy lograda la carta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Conxita, :)
      Tienes razón, existen (amores) que confunden el significado de esa palabra.

      Besos.

      Eliminar
  18. Intensa esta apístola tuya, Irene, como corresponde a un amor dispuesto a todo, trastornado, confundido. A veces la pasión nos convierte en enemigos de aquellos que amamos. Es una paradoja, pero no es ajena al ser humano. Muy bueno, tus musas están lanzadas :))

    ¡Un beso de domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu aportación Julia, ;)
      Y por estar, más!

      A las ... (no las nombro que no las quiero espantar), por ahora se portan bastante mejor que hace unos meses, pero todavía estoy un poco recelosa, jeje (no sea que les dé por irse).

      Besitos y feliz semana!!!

      Eliminar