lunes, 13 de noviembre de 2017

El último mensaje



Contemplo tus manos y me adentro entre sueños, es allí donde la necesidad grita. Suspiro, las miro, esas manos que tanto deseo, las imagino, etéreas, recorriéndome, impregnándose de la superficie; de mi piel. Retengo ese pensamiento y ésta se eriza en respuesta, no importa donde me encuentre acabo ruborizada. Es entonces cuando reviso el entorno, no quiero, no puedo delatarme. Desde tu regreso mis nervios están crispados, alterados, emocionados. El deseo es tan fuerte que a penas logro controlarlo. ¿Cómo hacer? ¿Cómo comportarme? No puedo, y sé, lo sé, estás con ella, la escogiste antes que a mí. Yo que te entregué el alma, pero no fue suficiente acabé relegada. Y no te culpo por ello, no, pero me lo prometiste no regresarías, nunca más volvería a verte y ahora de nuevo estás aquí. Y tus manos. Las evoco, a ellas, sí. Agarradas con fuerza y necesidad, viajando por el cuerpo que tanto deseabas, con qué rapidez la pasión se tornaba necesidad, aire, como ilusa de mí dejaba que hicieran todo lo que les placía. Yo era el tributo con el que te alimentabas. Pero era solo eso. Nada más. Más tarde llegó ella y todo cambió, las llamadas se convirtieron en breves mensajes y al tiempo el silencio era nuestra única seña. Te busqué; desesperada, me ofrecí; rebajándome, pero lo dejaste claro no era ella. Eso sí, y te lo agradecí entre lágrimas e impotencia, te compadeciste prometiéndome lejanía. Ahora has roto esa promesa, y yo, te admiro desde la distancia, aprisiono el recuerdo, entre los muslos; y suspiro. Cadencia, hambre, nostalgia de un pasado caótico.

El primer día de tu regreso ya me llegaron las noticias, volaron, vi maldad entre los murmullos, sonrisas complacientes, crueldad vestida de compañía. Intenté que no se notara, pero solo tu nombre ya es capaz de arrancarme el aliento y con él la vida. Lo supieron, y yo, no pude o no quise hacer nada para que no se me notara la inquietud. Eso todavía te pertenece, mi dolor, recuérdalo, será tuyo para siempre. No quise buscarte, ni siquiera intenté moverme por los mismos círculos de antes; los nuestros. Por temor a encontrarte, a verte, sabía que delataría a esos gritos que nunca fueron acallados. Porque nadie ha conseguido arrancar de mí las mismas suplicas. Y lo intenté, juró que lo intenté. Pero acabé conformándome con copias baratas, hasta yo me transformé en una de ellas. Imité sonrisas, conversaciones, gestos, pero toda aquella farsa no era suficiente. Y fue entonces cuando toqué hondo, no quieras saber de lo que fui capaz para olvidarte, no me hagas volver hacia atrás para admirar en lo que me convertí. Esa no era yo. Fútil copia capaz de cualquier cosa para extirparte de la piel. Ahora has logrado lo que no conseguiste la primera vez, que la odie. Esa inocencia que transmite, esa calma que respira. ¿Por qué a ella se la has entregado? ¿Por qué a mí solo supiste darme sufrimiento? Celos, ahogo, soledad. Nunca estaba completa. Ni siquiera cuando compartíamos sala. Necesidad y más necesidad, y tu voz reclamando, exigiendo todo de mí; todo. Disfrutabas de la ansiedad, te relamías y glorificabas, los dos lo sabíamos, nunca habría nadie más, solo tú. No nos mentíamos. Por eso ahora la detesto a ella y no a ti. Deberías ser tú el portador de todo el resentimiento, pero no puedo, por más que lo intento la lógica solo responde a que se ha quedado con la parte buena, mientras que yo solo conozco la escabrosa, la insana y el recuerdo de esas malditas manos que hoy todavía siguen aprisionándome el corazón.

Hubiera vivido con el silencio de ese odio lo prometo, pero lo estropeaste, no debiste enviarme ese mensaje fue demasiado para mi frágil aliento, no lo esperaba, ¿qué querías? No tenía nada que dar, todo te fue entregado. Golpeaste demasiado adentro, tenía que terminarlo, con eso, con nosotros, tenía que hacerlo; discúlpame. Sé que ella lo entenderá, sé que a la larga cuando no estés a su lado comprenderá por todo lo que yo tuve que vivir. Como a cada segundo que no disponga de tu presencia el aire dejará de entrar en sus pulmones. Y me perdonará por los dos, por ti.

Esta noche cuando nos encontremos seremos el pago, una sola moneda que entregaremos al barquero para que este nos conduzca al inframundo que tanto nos merecemos. Lejos muy lejos, con un último beso todo terminará. Entonces sé que por fin me alcanzará la paz. Y tú mi querido amor, poseerás lo que siempre mereciste. A mí.

60 comentarios:

  1. Mi querida Irene, qué lenta muerte es el desamor, nunca conseguimos desintoxicarnos de él. Un relato lleno de todos esos matices pero bellamente dictado por tu maravillosa pluma.

    Mil besitos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu cariño Ana María, te lo agradeceré siempre.
      Un beso enorme y feliz día.

      Eliminar
  2. Hola, Irene. Cómo larva muchas veces el desamor hasta que termina por devorar la razón.
    La protagonista explica muy bien su estancamiento en lo inconcluso, en lo no resuelto.

    Un abrazo grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso la protagonista si quiere cerrar con ese círculo que la devora. Muchas gracias por tus amables palabras.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  3. Oh qué pena me ha dado ella, cuánto sufrimiento, cuanta desesperanza, enamorada, incapaz de avanzar, anclada en un amor que no la quiso suficiente y ese final que no aceptó, qué malo es el desamor y qué fácil parece traspasar esa barrera entre lo que está bien y lo que está mal, ese si no es para mi que no lo sea para nadie.
    Muy buen relato Irene, transmite inquietud y desasosiego, mientras con tus letras vemos esa obsesión que acaba haciéndole perder la razón.
    Besos guapísima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón el sufrimiento para ella se vuelve obsesivo, perjudicándola y no dejándola avanzar, a tal punto que su desesperación le hace cometer una locura.
      Muchísimas gracias por tus palabras Conxita, te las agradezco enormemente.
      Muchos besos.

      Eliminar
  4. Como entiendo ese "nadie ha conseguido arrancar de mí las mismas súplicas"... Ignoro si el relato es ficción o biográfico pero parece salido de un alma sensible como la tuya. Comparto ese "desdén" por "la otra", pero no te equivoques, querida Irene, el culpable es él, ¿qué pretende con ese mensaje, que no le olvides? Pues debería saber que evocar duele.
    ¡Un fuerte abrazo, pretty!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chelo,
      No padezcas que es ficción. Qué bonito lo que me dices del alma sensible, gracias, :)
      No la odia porque esté con él, sino porque le ha sido entregado la calma que por el contrario ella nunca consiguió, ese es su resentimiento.
      Eso digo yo, ¿qué pretende con ese mensaje?
      Muchas gracias, guapa.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  5. ¡Ayyy esas angustias del desamor... la otra cara de aquellos dulces tiempo en que nos amaban!
    Qué injustos somos a veces cuando "nos arrebatan" el oscuro objeto de nuestro deseo, y odiamos al ladrón en vez del al robado, sujeto directo de nuestro amor por él.
    Centrándome en tu conseguido texto Irene, de frases muy cortas y angustiadas, me parecen un SOS de una narradora en primera persona compulsiva. Desde luego la impresión de obsesión más que conseguida.
    Hasta pronto Irene, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué difícil es a veces decir adiós, sobre todo cuando no nos dejan. Muchas gracias Tara, :) Al leer tu comentario me quedo feliz de haber sabido transmitir los pensamientos y emociones de la protagonista.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Un precioso relato buscando en el interior del desamor la belleza de lo amargo. Las personas, y sus historias de amor, acaben de la manera que sea, son siempre especiales, pero en esta historia hay algo muy autentico, doloroso y paradójicamente bello a la vez.
    Irene has encontrado mucha verdad en tu texto, mucha sensibilidad y a la vez mucho dolor.
    Te felicito por saber transmitir, justo lo que querías transmitir y es que el amor a veces duele, a veces mata, pero precisamente por ser algo tan maravilloso.
    Un beso, enhorabuena y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sonrojas Miguel, mil gracias por tus palabras de verdad que te las agradezco, son alas para mí.
      Guardaré este mensaje con gran cariño.
      Un beso y feliz día para ti también.

      Eliminar
  7. Brutal, Irene. Un monólogo interior rotundo en el que has dotado de piel, sangre y lágrimas a este personaje de ficción. El torrente de emociones que transmite entre el amor, la pasión, la resignación, el resentimiento, la entrega... Todo amontonado, como debe ser en la mente del amante abandonado que se resiste al amor. Te lo digo en serio, tras tu ausencia en el blog, cada relato manifiesta una mayor madurez en tu narrativa. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo mejor que podías decirme David, de verdad, creo que con cada retorno he ido buscando una parte de mi escritura que estaba... no sabría decir la palabra para explicarlo, sería algo así como desdibujada. Pero si he de ser sincera, casi todo os lo debo a vosotros, sentir comprensión, refuerzo y alas a uno solo le dan ganas de aprender, crecer y mejorar. Gracias por todo tu apoyo, es muy valioso.
      Pero eso sí, todavía me queda muuucho camino y espero seguir contando contigo, :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola Irene,
    Un relato muy intenso que consigue hacernos sentir el desamor, la angustia, los celos, la desesperación... una mujer atrapada y que no consigue ver la salida a esa situación. Desgraciadamente la mente a veces juega esa mala pasada y no ayuda a poder desprenderse de los que no nos quieren, debería potenciarse como herramientas para sobrevivir.
    Me ha gustado mucho Irene, hay mucho sentimiento y autenticidad en tu relato.
    Un abrazo muy fuerte amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es verdad, debería potenciarse como herramienta para sobrevivir, estoy totalmente de acuerdo contigo Xus.
      Muchísimas gracias por tus palabras, amiga.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  9. ¡Hola Irene!
    Cuánta intensidad, es que el amor duele y mucho.
    Me ha encantado, y ni siquiera me ha dado pena lo que va a ocurrir aunque no sea lo correcto, un corazón herido tarda mucho en sanar y si además le reabren la herida con un mensaje...pues claro, le tocará un viaje al inframundo. Y además acompañado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Gema!
      El mal amor duele, sí, demasiado y se vuelve cruel y mezquino, sobre todo por aquella mano que no quiere dejar ir y reserva a conveniencia.
      Muchísimas gracias por tus palabras.
      Muchos besos.

      Eliminar
  10. ¡Hola Irene! Una prosa poética realmente intensa con la que reflejas la autodestrucción de una mujer a causa de un desamor que se le ha convertido en una obsesión. Reflejas perfectamente ese sufrimiento y la amargura, se pueden casi tocar; es muy real y triste.
    Enhorabuena Irene por este excelente relato.
    Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo agradezco Ziortza, me alegra saber que he sabido reflejarlo, pero mucho más que lo hayas sentido y me lo digas.
      Muchísimas gracias, preciosa.
      Besitos.

      Eliminar
  11. Conmovedor, Irene. Extraordinario. La obsesión, como la melancolía, es adictiva y capaz de deconstruirnos hasta lo más hondo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu bonito comentario Juan Antonio. Yo también creo que la obsesión es adictiva y destruye todo lo que la envuelve.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Un relato duro, monólogo interior que destila angustia y desesperación. Frases cortas y muy puntuadas que dan velocidad al relato y acrecentan la sensación de angustia. Has conseguido una intensidad difícil de alcanzar, Irene. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que ha sido de tu agrado.
      Muchas gracias, Jorge.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Qué cantidad de sentimientos en unas pocas lineas. Has condensado en el texto toda la gama de variadas emociones que transitan entre el odio y el amor. Precioso relato.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vuelvo a contestarlo que antes no sé que hecho, solo repetir palabras. Necesito comer, mi cerebro pide energía, ;)
      He intentado que el personaje transmitiera sus emociones para así comprender su dolor.
      Muchas gracias, Rosa.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Me ha encantado como te has expresado y me ha encantado tu post muy bonito guapa.besos te espero en mi ultimo post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Silvia.
      Vuelve siempre que quieras, me hará muy feliz leerte de nuevo.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Cuando el amor por alguien produce esos sentimientos tan absolutos de entrega, deja de ser amor para convertirse en una obsesión enfermiza. Y hay mucho de eso dando vueltas por ahí, más de lo que se cree.
    Y él, un ególatra, es tan enfermo como ella en su jueguito de irse para después volver, de dar y quitar.
    Lo expresaste estupendamente, en una prosa apasionada que hace muy visible el dolor de la protagonista y su tremendo final.
    Un abrazo bien grande, Irene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo veo como tu Mirella, no puedo añadir mucho más, solo repetirte. Y es que es así, el amor no es eso, ni tampoco la otra parte debería aprovecharse de la situación en la que se encuentra.

      Muchísimas gracias por tus palabras.
      Un besazo enorme.

      Eliminar
  16. Menudo relato, Irene, tremenda la angustia que le provocan los celos, el desengaño amoroso es un cáncer que la mata por dentro. Literalmente. Enhorabuena por mostrarlo con semejante rotundidad.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva, muchísimas gracias por la fuerza que desprende este comentario, así es.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  17. La obsesión solo trae sufrimiento y los celos engendran odio. Y ambas cosas suelen conducir a un fatal desenlace, como el de tu relato, aunque, paradójicamente sea el único y último recurso para alcanzar la paz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es terrible Josep Maria, pero para la protagonista es la última opción que le queda.
      Muchísimas gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Soy también de la opinión que además del lirismo que transmites con tus letras, hay tanta autenticidad en tu texto, como para pensar que la narradora en primera persona, es también la propia autora.
    La obsesión enfermiza puede resultar tan paranoica, como para crear culpables donde sólo hay víctimas, o personas utilizadas por el auténtico verdugo, quien se aprovecha descaradamente del poder de seducción que ejerce sobre ellas, como un canalla sin escrúpulos ni sensibilidad alguna.
    Era de suponer este desgraciado final, como catarsis de la propia narradora.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es así me siento muy pero que muy complacida Estrella, pero muchísimo. Escogí escribir en primera persona porque da más amplitud a la hora de adentrarse en los sentimientos y emociones, siendo esta la encargada de transmitir al lector su caótica situación. También da más pie a empatizar con la protagonista y uno quizás intente hasta comprenderla.
      Muchísimas gracias por tus palabras, amiga.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  19. Tremendo relato. Dolorido y muy angustioso. Fantástico, Irene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasar y comentar, Marta.
      Muy agradecida.
      Un beso.

      Eliminar
  20. BUFFFFFFFF.... Que mal cuerpo me has dejado (normalmente aquí diría un insulto cariñoso, pero me lo guardo). Sin duda "intensidad" es la palabra que lo define. Buen relato.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por esa intensidad que has sentido, David.
      Te lo agradezco.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Estremecedor e intenso relato en donde me descubres las dos caras del amor. El bien entendido y el que no se entiende por las causas del miedo, la inseguridad o esa falta de autoestima necesaria para salir adelante y dejar a (él.) que sea feliz. Supongo que le fue muy difícil a su noble u sensible espíritu.

    Maravillosamente bien narrado, querida Irene.
    Me ha encantado.

    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil no ser correspondido pero lo es más cuando a uno no le dejan avanzar. El amor no creo que fuera entendido por ninguna de las dos partes, allí había más necesidad y sufrimiento que la estima que pudieran en algún momento prodigarse. Si algo les unía era la dependencia.
      Muchísimas gracias por tu cariño, Mila.
      Un beso grande.

      Eliminar
  22. Un gran relato Irene, con todo el desgarrado dolor que supone el desamor. Cuando se entra en un estado de ceguera tan grande solo se busca a un falso culpable con quien descargar nuestra rabia. Solo con el tiempo llegamos ver las cosas desde otra perspectiva. Una narración espléndidamente narrada y muy auténtica. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo es un auténtico sanador, ¿qué haríamos sin él? Suerte la nuestra de tenerlo. Por desgracia para ellos ese tiempo no existirá.
      Te agradezco muchísimo que hayas pasado a comentar esta entrada Marina.
      Un beso.

      Eliminar
  23. Dolido, sentido y barbaramente patético todo ese despliegue de emociones nocivas y enfermizas, a esto le llamaría dependencia emocional en grado superlativo, 911 o SOS sentimental, mas que desamor.

    No puede haber desamor donde no hubo amor, y tu relato deja ver muy claro la ausencia de este por ambas partes. Se respira necesidad por ambos lados, la de él pasajera, la de ella, adictiva e insana, pero amor definitivamente no es. El amor nace de la felicidad interior y se nutre de la libertad, algo que ella no parece haber tenido nunca.

    Si alguien se agarra de un sentimiento como su tabla de salvación, es muy probable que la otra persona lo note y se aleje, pues no quiere hundirse en el abismo de la desesperación de esa persona. Nadie se pone camisa de fuerza por si mismo.

    Irene, el hecho de que sepas plasmar con tanta fuerza esos sentimientos de angustia, frustración y dolor, lo único que me deja ver es tu gran talento y la clase de escritora que eres, para nada te imagino a ti en ese disfraz de victima tan lastimoso. Alguien que exhibe un grado de madurez como el que dejas ver en tus escritos y comentarios, me merece una mejor autoestima.

    Excelente manejo literario para hacernos llegar la lluvia sentimental tal cual la vive y siente la chica, que ojala y te animes a darle otra oportunidad y escribir una segunda parte.

    Abrazos querida jovencita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Harolina,

      Primero de todo tengo que agradecerte una cosa, bueno varias, pero empiezo por la primera. El tiempo que dedicas a mis entradas, como las desgranas y extraes de ellas tanta información, es impecable, maravilloso. Te admiro por ello porque yo no sé hacerlo.

      Por otra parte estoy de acuerdo, esta relación no nació del amor, existió deseo, necesidad, dependencia y otros sentimientos que nada tenían que ver con amor, solo con sufrimiento, celos y resentimiento. Por eso debo decirte que lo siento pero no puede haber una segunda parte, el final así lo muestra.

      Y ahora la parte en la que me llamas escritora, bueno, hoy estoy teniendo un día redondo te lo digo de verdad, y estoy enormemente agradecida, pero tanto que despego alto y hasta vuelo.

      Mil gracias.

      Un beso querida amiga.

      Eliminar
  24. Irene, eres una artista.
    He percibido desde las primeras líneas la desesperación de la protagonista. Esas frases cortas unidas por un punto y seguido denotan toda la angustia.
    Por eso me veía venir que algo malo iba a suceder.
    Cuando el amor se convierte en obsesión conjugado con muy baja autoestima la cosa no puede acabar bien.
    Un besote muy grande, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras, Paloma.
      Me alegro que así lo veas, la intención que tenía al escoger relatarlo en primera persona y con las frases cortas es que se percibieran todas las emociones de la protagonista, hasta ese atroz final.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  25. Imposible escribir así, y que la autora no sea, en parte, el reflejo de la protagonista de este monólogo interno. Así que lo mejor para ambas, es que alimenten el corazón con los textos budistas que nos enseñan a relacionarnos con el desapego y la impermanencia.
    Te deseo un inmejorable día, Irene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julio David,
      Primero de todo gracias pero no solo por comentar sino por lo que veo en tu mensaje, preocupación, para que luego digan que las pantallas de ordenador no dan calor.
      Ahora bien, no puedo darte la razón, lo siento pero no estoy de acuerdo.
      De la misma forma que dices que uno al escribir no puede ponerse en la piel de una persona que sufre por desamor, tampoco podríamos escribir en primera persona el personaje de un asesino en serie. Y lo hacemos.
      Pero solo porque eres tú y para que te quedes tranquilo, puedo asegurar que en mi congelador no guardo piezas extrañas, ;)
      Pero si quieres culpar alguien, pues nombraré a Alejandra Pizarnik, he vuelto a caer de nuevo en sus redes.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  26. Precioso relato, Irene, lleno de intensidad, de emociones, de frágil humanidad...

    El amor y el desamor son dos caras de una misma moneda, capaz de transformarnos y de hacernos tomar decisiones que habríamos creído imposibes en otras circunstancias. Tu protagonista tiene el corazón y la vida rotas; puedo entender que opte por un final tan drástico que seguramente ella encuentra el más lógico del mundo...

    Me ha encantado tu relato, Irene. Resulta tan sincero, tan creible, tan auténtico que me ha sobrecogido. ¡Enhorabuena!

    ¡Un beso enorme de finde, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy la razón Julia, uno puede transformarse y no reconocerse y lo peor de todo serán las decisiones que tome en ese momento, porque quizás ya no haya vuelta atrás, como en este caso.
      Gracias por tus palabras, te las agradezco mucho, mucho.
      Besos, y feliz inicio de semana.

      Eliminar
  27. Es curioso cómo el amor apaga el interruptor de la razón. Cómo la pasión nos nubla los sentidos y nos convierte en una especie de fanáticos del sufrimiento. Quien habla en este relato ha sido víctima de esa fiebre de la pasión desmedida, los celos y el resentimiento, que son la otra cara de la moneda.
    Has escrito un relato muy intenso, con las palabras precisas de quien da tanto por alguien, que al final algo tiene que quitar en compensación.
    Un besote, Irene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si aquí hay de todo pero no amor o por lo menos no amor del bueno.
      Deseo, frustración, necesidad que lleva a la protagonista hasta un infierno del que le es imposible salir, porque no comprende porque ella no obtuvo lo mismo, y él a su vez sabe como jugar y sacar todo lo que necesite en el momento que quiera.
      Muchas gracias, Sofía.
      Un beso.

      Eliminar
  28. Cuanta oscuridad impregnada de una malsana obsesión.
    Me has llevado de la mano a un inframundo pasional lleno de emociones y sentimientos encontrados pero igual de violentos y desaforados.
    Nadie ha de ser esclavo de nadie al igual que nadie debe convertirse en amo.
    Creo que el amor enfermizo conduce a drama y tragedia digna de los autores griegos que resolvían sus obras con tremendos desenlaces.
    ¿Cuantos perdedores en tu relato? Lo tres que aparecen al menos.
    Sabes desenvolverte bien con las palabras amiga.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde el inicio del relato ya estuvieron presentes las tres víctimas, aguardando adormecidos, delimitados en tiempo, hasta el mensaje, fue en ese momento cuando se precipitó el final.
      Muchas gracias por el piropo Francisco, pero todavía tengo que aprender mucho de vosotros.
      Un beso.

      Eliminar