lunes, 11 de junio de 2018

El ungüento

Empezó con un leve adormecimiento, para que se me espabilara el brazo me pasaba el día dando golpes al aire, algo bastante incómodo ya que trabajo de cajera en un supermercado y pasar los productos por la cinta; queráis o no se convertía en una tarea complicada —lo de colocar los productos en las bolsas, no; por mucho que pique, este asunto queda exonerado de nuestras obligaciones— Dad fe de ello. 

Al principio los clientes más discurridos aquellos que siguen y se comportan con una rutina adiestrada, digna de la mejor élite del ejército: misma hora, mismos productos, mismas conversaciones; eternas quejas. Parece ser que sus infortunios nunca desaparecen. Porque a ver, hay que ser clara, a la vida le encanta dar pullitas, pero es que hay gente que le gusta regodearse en la desgracia. 
 
Lo que os decía, al principio estos clientes se preocuparon, entiendo que fue a raíz de que después de tantos años siguiendo un patrón, les rompí el ritmo adquirido. Cualquier cambio precipitado puede destrozar a uno. Y estos pobres, no estaban o no lograban acostumbrarse a la nueva sintonía, porque de música clásica no entiendo nada, pero mi movimiento era algo así como el de un director de orquesta. La inquietud fue máxima, no creí ser un bien tan preciado para los que desde ese momento consideraría como a mis adorables clientes. Fijaros si el asunto llegó lejos, que un día a la salida de mi turno fui acorralada por varios de ellos. 
 
 
Chillaban, se ponían palabras unos encima de otros, una jauría daba menos miedo que ese espectáculo. La cuestión es que no entendía nada de lo que decían, e importante debía ser, ya que no estaban cumpliendo con su designado y estimado horario.

—¡A callar! —grité.  

Silencio sepulcral y varios pares de ojos me observaron, bueno menos los de Antonio, es que se quedó calvo por allí la época de los 80 y para que no se le note <o eso debe creer> se lo deja crecer desde el cogote. Su producto estrella y aunque esté feo que yo lo diga, es un bote de gel fijador extra fuerte; así puede colocárselo con mucho mimo hacia delante. Señalando a una de esas pullas que da la vida, ese día hacía una brisilla agradable, menos para él, que se estaba aguantando el tocho de pelo como podía; asemejándose a un apurado cíclope.  

—Pili, tu serás la portavoz. A ver, ¿qué pasa? —No diré que la escogí por preferencia, ni siquiera por una estima sincera, pero es la típica clienta quejicosa que por cualquier tontería te amenaza con poner una hoja de reclamaciones e ir con el cuento al encargado. Y hoy por hoy, y con una hipoteca que es igualita a una condena, le tengo un cariño casi reverencial a mi puesto de trabajo. Su hinchamiento me dio la razón, ¡qué orgullo, por favor!  

—Gracias, a ver señorita María —es muy formal la Pili —Llevamos semanas dándonos cuenta de su movimiento de brazo, y en resulta todos hemos coincidido que deberíamos ayudarla—. ¿Lo veis? Formal, formal. Por desgracia toda esa educación que tiene cuando habla, la pierde con las malas intenciones.  

—Ah, ya… ¿y cuál creéis que es la solución? —Musité no muy convencida, total perdidos al río.  

—Como ya sabrá señorita María, las familias que remontan a esta vecindad son muy antiguas. Nuestros tatarabuelos fueron los primeros en fundar esta barriada y así ha perdurado a lo largo de los años. Todo aquel que ha acabado residiendo aquí, nunca se ha marchado. Dejándonos en herencia viejos remedios; entienda que a este valioso legado le debemos respeto… 

La mujer me estaba dando la chapa que daba gusto y después de estar ocho horas de pie en el mismo habitáculo, en lo único que pensaba era en que quería irme a casa, comerme los macarrones a la boloñesa que tenía en la nevera… no, no, primero me prepararía un baño espumoso, sí, eso. Qué gustito.   

—Señorita, ¿me está escuchando? —Refunfuñó molesta.  

—Oh, si, discúlpeme es que hoy hemos tenido que reponer producto y estoy un poco cansada. Prosiga, prosiga.  

—Como le decía, por el aprecio que le tenemos y como muestra de bienvenida y fidelidad. Le hacemos entrega de este ungüento. 

—Perdone —la corté— llevo trabajando en el supermercado ocho años, ¿qué es eso de la bienvenida? ¿Y el ungüento? ¿Qué ungüento? —Que tuviera que aguantarlos en el horario de trabajo estaba bien, pero en mi tiempo libre la paciencia estaba muy falta de cortesía. 

—Ese carácter señorita ha sido una de las principales razones por las que hemos tardado tanto en darle la bienvenida —replicó, muy digan ella —Tenga, póngaselo cada noche y verá como en unos días sus molestias desaparecen.  

Lo cogí porque quería irme de allí cuanto antes, pero estaba hastiada a más no poder. Con el enfado me subí al coche, al salir del aparcamiento miré por el retrovisor y me di cuenta que seguían allí, murmurando. ¿Qué era eso? Se me puso la piel de gallina. En ese momento tomé la decisión de que debería buscar un nuevo trabajo. Después del baño y la cena, actualizaría mi currículum.
 
 
Diez días más tarde.  

No me siento igual, del brazo eso sí, a penas noto molestia. Me despierto a la misma hora, ejecuto todas las obligaciones sin pestañear. Estoy segura de que si me dedicara a la natación sincronizada se me daría muy bien. Cada día saludo a las mismas personas, les comento el buen día que hace, ayer llovía a mares; aún así repetí lo del buen día. Cada vez que a mi mente aparece un pensamiento de que algo no va bien, este desaparece. Como veis no pienso mucho. Ahora entiendo mejor a mis vecinos, sí, desde hace cuatro días dejaron de ser mis clientes, me he trasladado a vivir al barrio. Pili dice que la nueva cajera es más dócil, que esta vez no costará tanto. El vecindario está de acuerdo.

Finalmente todo está bien.
 

40 comentarios:

  1. Muy original y muy divertido, Irene. Me encanta la ironía y el tono del relato. Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Marta.
      Un beso, y feliz tarde.

      Eliminar
  2. Qué bien nos has llevado por ese mundo de: "aguanta que es sólo trabajo" me ha encantado el tono y la forma... y la historia... irónica pero puede ser muy real.

    Mil besitos mi preciosa Irene y feliz inicio de semana ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que no lo sea, por si acaso si alguien te ofrece alguna crema, ¡no la cojas! jeje
      Mil gracias, guapísima.
      Besos.

      Eliminar
  3. Interesante relato que calla más de lo que cuenta, pero cuenta lo suficiente. De los que a mí me gustan porque me permiten imaginar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Rosa. No sabes como te agradezco lo que dices.
      Un beso grande.

      Eliminar
  4. Muy bueno Irene, el título cobra su completo significado en ese final tan inquietante y si me apuras tan maquiavélico. Entiendo que esos vecinos tan inquietantes. han sabido dar el punto de cocción exacto a tu protagonista para hincarle el diente.
    Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel,
      Gracias a su carácter la protagonista se había librado, pero con el problema del brazo encontraron la excusa para llegar a ella, y ahora ya formará parte del vecindario por siempre de los siempre.
      Muchísimas gracias por tus palabras.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Ufff que miedito me dan esos "amables vecinos" jajaja menudo barrio más atractivo!! "Todo aquel que ha acabado residiendo aquí, nunca se ha marchado"...
    Muy bueno Irene, desde el principio me ha resultado un relato de los que engancha, yo diría que te quedas con ganas de más.
    Un abrazo muy grande y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tienen los buenos barrios, Xus ;)
      Como me alegra que me digas que te has quedado con ganas de más, mil gracias.
      Un beso enorme y feliz semana.

      Eliminar
  6. Me ha encantado Irene. Sobre todo el humor que destila el relato que en principio parece que va por otros derroteros. Y si bien la protagonista parece tener la sartén cogida por el mango, el final resulta de lo más impactante. Una comunidad de vecinos de lo más inquietante, sí señor.

    Muy bueno, Irene.

    Un besazo, guapísima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pobre no sabía lo que le esperaba, ni tiempo tuvo para enviar el primer currículum, jeje
      Muchas gracias por tu comentario, Ziortza.
      Un beso, preciosa.

      Eliminar
  7. Este ungüento me recuerda al "Soma" del libro titulado: "Un mundo feliz" En este caso el barrio, lleno de vecinos acordes con las circunstancias. Ya me dirás los ingredientes del potingue ese para elaborarlo y recetarlo durante alguna junta de vecinos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale Francisco, investigo los ingredientes y te paso la nota, ;)
      Algo de droga si que tiene, porque la protagonista piensa poco y se comporta como un cronómetro, jeje
      Muchas gracias por tus palabras.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Qué bueno con ese humor de la cajera, arrea con los vecinos ¡qué considerados! no me extraña que se haya cambiado al barrio a vivir con ellos, al final todo quedará en familia, todo va bien jeje. Un beso linda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los suyos todo irá bien, si, si, jeje
      Muchas gracias por tus palabras, Eme.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  9. ¡Hola!
    Qué buen relato ese barrio atrapa. Me gusta mucho como narras esas colas de la caja con la misma gente siempre quejándose, es tan real.
    Besos y esos vecinos tan inquietantes dan pánico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos hemos vivido el momento supermercado, :)
      La verdad que sí, dan un poco de miedo.
      Muchas gracias, Gemma.
      Besos.

      Eliminar
  10. Y ahora quedó atrapada entre esa gente por los siglos de los siglos. Qué susto, quizás qué tendrá ese ungüento. Yo no lo emplearía ni para conquistar y amarrar un amor... ¿O sí? Jeje
    Te dejo un abrazo, Irene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Noooo, tú di que no, Julio David.
      Mil gracias por comentar, ;)
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. Miedo me dan esos vecinos, pero parece que ya lograron lo que se habían propuesto. Muchos quisieran disponer de un ungüento como ese para someter a los desobedientes y sediciosos, jeje.
    Para que luego hablen mal de las farmacéuticas. Hay productos que obran milagros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josep Maria, ¿a qué te dedicabas? jeje
      Al final por mucho que su carácter lo impidió durante años, terminó formando parte del barrio. Una más que se mimetizó con el resto, y un único gobernante; que la Pili era mucha Pili.
      Mil gracias por comentar.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Uff, qué grima me dan esos vecinos. Pobre de tu protagonista, que han conseguido al final llevársela al barrio y ser una vecina más. Ojalá ese carácter suyo hubiese aguantado más, le habría permitido seguir siendo librepensadora.
    Me ha encantado todo, como desarrollas la trama para darle interés y, sobre todo, ese final tan maquiavélico.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Chari, con la excusa del brazo finalmente consiguieron llevarla a su terreno. Un poco de miedo si que da.
      Muchas gracias por tus cariñosas palabras.
      Un beso.

      Eliminar
  13. La conclusión es que no hay que aceptar ningún regalo de los clientes porque pueden contener extraños maleficios.
    Muy bien narrado, con un fondo sarcástico perfectamente llevado y un final no previsible.
    Un gran abrazo, Irene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás lo mejor sea eso, no aceptar regalos, ;)
      Gracias por tus palabras, me alegran mucho.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Jajajaja,... me ha encantado Irene,... estos unguentos "reblandecedores" del intelecto también se sirven de una manera virtal,... y hacen el mismo efecto. En concreto hay marcas comerciales muy efectivas y como digo se emiten (digo sirven, perdón) por TV. Feliz semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Nosotros por si acaso no nos pondremos nada que no esté etiquetado, y ponga claramente de qué esta hecho, no vaya a ser que nos quedemos sin opinión.
      Mil gracias, Norte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. El mundo se esta llenando de personas adiestradas que actúan como autómatas, y eso, sin siquiera ir al ejercito, ja, ja.

    Aunque nos pone a reír tu relato Irene, también nos pone a pensar en eso de que "Cuando todo el mundo esta loco, ser cuerdo es una locura".
    O en este enunciado de Albert Einstein: "Tengo una pregunta que a veces me tortura: ¿Estoy loco yo, o los locos son los demás?

    Como sea, esta estupendo tu relato, su inventiva y narrativa, entretenido y reflexivo a la vez.

    Grato resto de la semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poquito si verdad Idalia, :)
      Ay la sociedad, que nos invita a ello; a pensar poquito y seguir la línea recta. Por suerte tenemos cruces para que cuando uno se da cuenta, pueda desviarse.
      Muchas gracias por tus siempre cariñosos comentarios.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Genial relato, Irene. Ese ungüento es todo un símbolo que parece no solo curar nuestros males, sino que nos transporta a la Normalidad más absoluta. Una metáfora muy inteligente sobre cómo la masa se alimenta a costa de la individualidad.
    Y es brillante cómo has sabido plasmar ese cambio de la protagonista en el relato. Antes de esos días, es ocurrente, divertida, espontanea...; después, el discurso impersonal, seco, administrativo. Muy bueno! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como me alegro de que así lo veas, :) La normalidad en este contexto queda bastante terrible, ¿no crees?
      Muchas gracias por tus palabras, David.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  17. Como boticaria que soy le recomiendo a tu protagonista lo que le digo a mis allegados: nunca utilices ningún producto sanitario que no venga avalado por el Ministerio de Sanidad, que los remedios caseros que no pasan los controles tienen sus peligros.
    Fuera de bromas, tu texto me ha parecido una alegoría fantástica. No sé por qué, pero yo he visto en ese ungüento un simbolismo de la tele-basura, o de los medios de comunicación que nos alienan y nos domestican llevándonos a donde ellos quieren, llevándonos a no pensar.
    Quizás, y como antídoto, tu cajera debería conseguir otro ungüento en forma de libro, que la libere y la haga menos dócil.
    Genial, Irene, me ha gustado mucho.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino igual que tú Paloma, que luego pasa lo que pasa, ;)
      Muchas gracias por tu apreciación, es difícil no seguir lo que marca la sociedad, sea por los mensajes subliminales que encontramos en la televisión, o cualquier contraste que nos lleva a comportarnos y ‘pensar’ de forma común.
      La protagonista en este caso era diferente, hasta que con el problema del brazo terminó por seguir el patrón que le habían marcado.
      Mil gracias por el comentario.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  18. Tal vez a estos vecinos se les pueda aplicar eso de que el que la sigue, la consigue, hasta con un ungüento de por medio jaja
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, aquí los años no importan; solo el fin.
      Muchas gracias por comentar, Sofía.
      Besos.

      Eliminar
  19. Esos vecinos dan un poco de yuyu... Pero el brazo está bien y nuestra prota por fin es feliz, mejor no pensar más allá de eso!!!!
    Tengo que reconocer que has vuelto con las pilas cargadas de tu parón. Me gustan tus relatos todavía más que antes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora para ella todo está bien, pero, ¿realmente es así? :)
      Que bueno lo que me dices David, mil gracias de corazón.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  20. Una comunidad inquietante. Como esos códigos heredados de los ancestros desde tiempos remotos.

    Enhorabuena, Irene. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Antonio,
      El legado va pasando de unos a otros, y nadie logra descarriarse, ;)
      Muchas gracias por comentar.
      Un beso.

      Eliminar